viernes, 9 de agosto de 2013

Supernovas en remoto


Llevaba un tiempo deseando probar el comportamiento de mi equipo trabajando en remoto, esto es: el observatorio arriba con todo enchufado y yo abajo controlando el equipo de forma remota vía gracias a Teamviewer. Una gozada, vamos. Aunque no niego que tenía algo de miedo por la cantidad de cables que entran y salen de todos los componentes del equipo, tras haberlos agrupado con bridas y velcro convenientemente, pensé que había llegado el momento de intentarlo.

El resultado no puede ser más positivo. Gana uno en comodidad (y lo digo pensando sobre todo en las noches de invierno) si bien no puedo negar que es una sensación extraña. La observación se torno más "impersonal". Pero desde luego es una opción que habrá que seguir usando por lo que aporta. Creo que a partir de ahora me convertiré en un observador remoto con mucha frecuencia.

La noche la dediqué a una gran variedad de objetos. Estrellas binarias, por supuesto, supernovas y, mientras esperaba que M74 estuviera bien situada, hasta saqué un cometa (el clásico 2P/Encke). Una de las supernovas venía con sorpresa incluida.

La primera supernova de la noche fue la SN2013en, situada en la débil galaxia UGC11369 en Hércules, descubierta el 30 de julio por los compañeros italianos Ciabattari, Mazzoni y Rossi (del Italian Supernovae Search Project, ISSP). Cuando ellos la descubrieron estaba en mag. 16.1 y yo la veo ligeramente más brillante (16.01CR) inmersa en un riquísimo campo de estrellas. Se trata de una supernova del tipo Ia-pec. Rafael Benavides también la observó desde el Observatorio Posadas y obtuve una magnitud ligeramente más brillante.


La siguiente que se puso a tiro fue la SN2013em, en la débil galaxia PGC214897 (en And). Igualmente, fue descubierta por observadores del ISSP (Ciabaratti, Mazzoni y Petroni) y es de tipo Ia. Obtengo una magnitud de 16.46CR. Observad la débil y preciosa galaxia espiral que también sale en el mismo campo (UGC12323).


Muy avanzada la madrugada, una vez que la constelación de Piscis estaba relativamente alta en el cielo por fin pude disparar a la supernova de moda, la SN2013ej (que ya pude observar hace una semana). Para mi sorpresa, está ligeramente más brillante que hace una semana, habiendo obtenido una magnitud de 12.17CR. Increíble. Aunque no es la más brillante de lo que va de año, sin duda sí es la más fotogénica al estar en plena galaxia M74.


Al procesar las imágenes me he encontrado con la sorpresa de ver un trazo típicamente asteroidal muy cerca de la supernova. Se trata del asteroide del cinturón principal 6003 (1998 VO1), descubierto por el astrónomo japonés Hiroshi Kaneda. Rondaba la magnitud 17.5CR.

Tengo pendiente una entrada en la que contar cómo fueron las jornadas de Astromartos 2013... a ver si saco algo de tiempo y os lo cuento. Ahora mismo tienen prioridad las observaciones. Las de anoche terminaron casi al amanecer, fue una noche bien aprovechada.

3 comentarios:

Miguel Rodríguez dijo...

Me alegro de que la sesión haya ido como la seda, la verdad es que lo tienes muy bien ya que la wifi te llega hasta el telescopio. Ahora vas a estar como un marqués, ya verás cuando empiece a hacer rasca y no tengas que meterte en el garito...

Algo que te puede dar más seguridad a la hora de trabajar desde el teamviewer es ponerte una cámara de vigilancia, las hay incluso inalámbricas por wifi par amás comodidad. Te puede dar una vista del telescopio mientras funciona, y puedes ver si algún cable no está en su sitio.

Juan-Luis Glez. Carballo dijo...

Y que lo digas Miguel, esto ofrece grandes posibilidades. La verdad es que la experiencia de Rafa al respecto (y la tuya) me han animado a hacerlo. Supongo que este invierno lo agradeceré bastante.

Lo de la cámara... Oye, pues es cuestión de probar.

Gracias porpasarte por aquí.

Rafa dijo...

¡Estupendas imágenes! Y gran trabajo que tuve la suerte de compartir, al menos una buena parte de la noche.

Como dice Miguel, cuando más se agradece el trabajar en remoto es en las noches de invierno cuando aprieta el frío. No te niego que haciendo buen tiempo alguna noche he recordado la sensación de estar bajo las estrellas.

saludos