viernes, 12 de julio de 2013

Las nuevas estrellas CRB ya están en el WDS

Estoy pasando unos agradables días en la playa con la familia. Se agradece esta desconexión de todo lo mundano tras unos meses de verdadera locura. Y, encima, escribo estas líneas disfrutando de unos estupendos 19º pasada la medianoche de este 12 de julio. Una brisa deliciosa, fresca y húmeda, me envuelve mientras oigo romper las olas a escasos metros de donde estoy. No soy especialmente playero, pero debo reconocer que esta costumbre de iniciar las vacaciones disfrutando de la paz y el sosiego que este lugar me facilita se ha convertido ya en, casi, una necesidad. Máxime cuando en mi lugar de residencia estábamos sufriendo los rigores del verano de forma implacable (42º durante varios días seguidos -si, como dicen las previsiones, este episodio de calor termina mañana, habrán sido nada menos que 9 días en dichas condiciones-, noches verdaderamente tórridas en las que el termómetro no bajó nunca de los 25º...).

Esta mañana un correo-e de Antonio Agudo me puso en guardia: las nuevas estrellas que publicamos en OED11 dentro del Proyecto CSO-MPC ya estaban introducidas en el Washington Double Star Catalog (gestionado por el Observatorio Naval de EE.UU., USNO). Es decir, de esta manera el descubrimiento queda avalado por el USNO y, de alguna manera, oficializado.

Dado que en ese momento no podía comprobar si las habían introducido todas, pasé buena parte de la mañana pensando en si habrían aceptado todas las nuevas estrellas, si los datos serían correctos, si habría surgido algún problema... y todo ello mientras jugaba y nadaba con mi peque, que ya no es tan peque, en las aguas del Atlántico.

Un nuevo correo-e, en este caso de Rafa Benavides, me tranquilizó: aparecían todas y, para corroborarlo, me enviaba un copia de la entrada en el WDS correspondiente a CRB 219, la última de las catalogadas por mí en el referido artículo de El Observador de Estrellas Dobles.


Ahora, por la noche y con calma, he podido comprobar por mí mismo que, efectivamente, han admitido las 65 nuevas binarias con elevado movimiento propio común que proponía. Y me consta que lo mismo ha ocurrido con las de mis compañeros de fatigas (los citados Antonio Agudo -AZC- y Rafa Benavides -BVD-).

Os podéis imaginar que verlas allí, listadas junto a otras miles de dobles descubiertas por astrónomos como Struve, Stein, Espin, Herschel o Barton le hacen a uno sentir una especie de cosquilleo. Codearse con astrónomos como los citados no es moco de pavo sino un motivo de gran orgullo y satisfacción, permitidme la inmodestia. Pensar que hay ya 219 pares estelares que llevan el nombre de uno por esos cielos... en fin, que estoy (estamos) francamente contentos.

Sólo me resta agradecer a los gestores del WDS el detalle de haber tardado tan poco tiempo en meter estas nuevas estrellas en el catálogo, verdaderamente récord (no hace ni tres semanas que OED11 vio la luz), de forma especial a William (Bill) Hartkopf por las molestias que se ha tomado en ello.

3 comentarios:

José Mª Fernández dijo...

Mis felicitaciones por el reconocimiento a la labor científica que realizáis desde vuestros observatorios urbanos, noche tras noche.

Juan-Luis Glez. Carballo dijo...

Gracias José M.ª, se agradece. Ya veo por tu blog que tú tampoco pierdes el tiempo...

Saludos.

Rafa dijo...

¡¡Enhorabuena!! No hay muchos aficionados con esa cantidad de binarias descubiertas. Estás hecho un crack.