domingo, 3 de febrero de 2013

Observatorio cerrado... temporalmente


Puede ser que a algún lector de La Décima Esfera le haya sorprendido el silencio de las últimas semanas, máxime cuando la actividad del último año ha sido frenética. Efectivamente, desde que tengo el observatorio he observado más que nunca. Pero...

Hace dos meses tuve un percance. De esos que te hacen quedar como tonto. Aquella noche de primeros de noviembre fue fatídica. Estaba sacando supernovas como loco cuando en un goto no me percaté de que el parasol del telescopio iba a dar contra una de las paredes del observatorio (cosas de los observatorios pequeñitos). Cuando rozó contra la pared pasó lo que tenía que pasar: los motores de la montura seguían en marcha intentando mover el equipo pero, claro, no podía. Para más inri, en un ataque de desesperación intenté quitar el dichoso parasol sobre la marcha... con lo que fastidié todavía más el asunto.

A partir de esa noche seguí observando a duras penas unas cuantas sesiones más. Pero era evidente que la montura no iba fina. Aunque podía autoguiar sin problemas, los gotos dejaban mucho que desear. Hice varias puestas en estación por si era el problema pero no, tendría que ser algo más gordo.

A primeros de diciembre, tras varios temporales de viento y lluvia (pero de los buenos) percibí algo de condensación dentro del observatorio. Tanto que decidí desmontar el equipo y poner cuatro rejillas de ventilación para evitar el problema anteriormente descrito. Mano de santo, desde entonces se ha reducido tanto que prácticamente puedo decir que el problema no existe.


Sólo me quedaba volver a montar el equipo, hacer un escrupuloso nivelado y puesta en estación y comprobar si mis temores se confirmaban. En esas llegó un temporal en forma de ciclogénesis que me hizo temer por la seguridad del propio observatorio. La noche (y la tarde posterior) del 19 de enero será recordada por los terribles vientos que azotaron toda la Península, especialmente el oeste peninsular (en mi ciudad, Badajoz, causó verdaderos estragos). En mi estación meteorológica llegué a anotar vientos de 126 km/h (los datos oficiales de la AEMET fueron de 111 km/h a las 15 h. de ese mismo día). Afortunadamente el observatorio resistió el envite sin inmutarse, toda una prueba de fuego.


Anoche subí a intentar lo imposible. Aproveché para hacer una buena limpieza al observatorio. Monté el equipo, realicé la más escrupulosa puesta en estación que se pueda hacer y... es evidente que el problema sigue ahí. Los gotos me quedan siempre a 8/10º del objeto indicado. Podría trabajar usando la función "Precise goto" de la montura, pero se convertiría en un suplicio, más cuando se ha comportado siempre tan bien.

Me apetecía contaros mis penas para que comprendáis los motivos de esta ausencia de trabajos astronómicos que tanto me gustan y me llenan la vida. Ahora queda la duda: ¿servicio técnico? ¿Comprar montura nueva? En esas estoy.

Afortunadamente trabajo astronómico no me falta. Con mis compañeros Rafa Benavides y Antonio Agudo estoy inmerso en una nueva fase de nuestro proyecto común, investigo la figura de un astrónomo extremeño totalmente desconocido para mí (que está resultando verdaderamente apasionante) y, en fin, más proyectos que me hacen seguir en la picota a pesar de que, para qué lo vamos a negar, ando un tanto depre por los problemas con el equipo. Y es que, ante nada, soy un observador, el trabajo de despacho me gusta pero... no es lo mismo. Esperemos que sea por poco tiempo. Seguiré actualizando el blog de forma periódica con mis historias. Nos seguiremos viendo por aquí...

Mientras tanto, en este tiempo de espera, me apetece dejaros este vídeo de uno de mis grupos de cabecera, The Smiths. La verdad es que la maravillosa letra de Morrissey encaja bastante bien con mis sentimientos actuales. Disfrutadla.


10 comentarios:

Francisco Soldán dijo...

Ánimo compañero!!!
Estas cosas pasan. Yo intentaría desmontar la carcasa y ver qué ha pasado. Muy posiblemente las coronas y los bisinfines se han desajustado. (Esto me paso en la CG5, lo arreglé y mano de santo)
Saludos!!!!

Juan-Luis Glez. Carballo dijo...

Hola Francisco:

¿Desmontar la carcasa? ¿Arreglar yo algo? Je, je... eso es que no me conoces...

Ya estoy en trámite de solucionarlo, espero poder contarlo en breve con pelos y señales. Ojalá me ocurra como con tu CG5 y quede bien.

Abrazos y gracias por pasarte por aquí.

Rafa dijo...

Ánimo Juan-Luis. Con las gestiones que ya has hecho lo vas a tener arreglado antes de lo que piensas. Ya verás como sí. Mucho ánimo y paciencia mientras dura la reparación.

¡Buena canción de los Smiths! Ya me dirás si les gusta a los chinos ;-)

Saludos

Juan-Luis Glez. Carballo dijo...

También gracias, Rafa. Ay... Ojalá sea cierto. No veo el momento de que se cumpla ese buen augurio... Si ocurre tenemos garantizadas lluvias y nubes una buena temporada.

¡Larga vida a los Smiths!

Saludos.

Miguel Rodríguez dijo...

Ya tenía conocimiento del problema puesto que me lo expusiste en un mail. Veo que la cosa no se ha solucionado, tiene pinta de que un motor anda raro a raíz del percance.

Si una vez que has intentado resetear los valores de fábrica (como te han aconsejado en el foro) no obtienes resultados, manda la montura al servicio técnico (imagino que no te ves muy hábil para andar enredando con la electrónica). Creo que es preferible tener que pagar un motor nuevo que tener una montura medio coja, y francamente en esta fase, en que tienes el observatorio fetén, merece la pena tener el equipo a punto.

Piensa que nos queda el resto del invierno y la primavera, caerán chuzos de punta, y mientras la montura vaya y venga habrá habido 4 días, como quien dice, útiles para observar. Tal como lo veo, me plantearía hablar con el servicio técnico y mandar la montura cuanto antes.

Que se solucione pronto, mucho ánimo.

Juan-Luis Glez. Carballo dijo...

Hola Miguel, gracias por pasarte por aquí. ¿Cómo va la vida?

Sin duda hemos llegado a la misma conclusión. Creo que es evidente que hay un problema físico (llámese motores, coronas, bisinfines...), pero algo ocurrió tras aquel incidente. Así que hoy mismo ha salido hacia el taller, espero que las manos sabías en las que va a caer sirvan para solucionar el problema y mi montura resucite portándose tan bien como hasta ahora.

Saludos.

Edgardo Rubén Masa Martín dijo...

La leche, Juan Luis, no tenía noción de tus desvelos. Pero vamos, no te preocupes y levanta el ánimo que en poco tiempo la tienes en perfecto estado. Por supuesto, el servicio técnico es la mejor opción, has hecho lo propio.
Estaré pendiente de la evolución de tu montura. ¡Ánimo!!!
Un fuerte abrazo.
Edgar.

Miguel Rodríguez dijo...

Hola Juan Luis me alegro de que la montura ya vaya de camino al taller.

Yo ahora voy recuperando la actividad después de un otoño flojo de observaciones. En invierno, con el frío tengo problemas de seeing, pero voy recuperando las ganas.

Un abrazo

Juan-Luis Glez. Carballo dijo...

Ya ves Edgar... en cualquier momento surge un problemilla y te queda descolocado. Es evidente que estas cosas pasan con tanta cacharrería. Lo que pasa es que yo estaba muy mal acostumbrado...

Pues sí, Miguel. Ya debe estar en manos expertas. Iré contando en qué queda todo.

Saludos.

Sefirot dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.