martes, 30 de octubre de 2012

Una pequeña aportación a la mejor web del mundo sobre supernovas

Los que lean el blog con de vez en cuando sabrán que, ocasionalmente, me he referido a una página web que visito y consulto con frecuencia: Latest Supernovae del gran amigo estadounidense David Bishop (Rochester, NY, EE.UU.). La información que en esa página ofrece el bueno de David no tiene precio: actualizaciones diarias con todas las novedades sobre supernovas (además de novas extragalácticas, enlaces muy interesantes, etc.). Por si fuera poco, recibe y administra todas las observaciones de estas explosiones estelares a partir de una excelente base de datos en la que participan decenas de observadores de todo el mundo.

Pues bien, hasta el momento mi colaboración con la fantástica web de David Bishop se había centrado en el envío de mis imágenes de supernovas, así como de la estimación de brillo de las mismas. Es un gustazo enviar tus trabajos y ver que, en cuestión de horas, aparecen actualizados en la web a disposición de todo el mundo.

Hablando con David días atrás sobre todo un poco, me comentó que le gustaba mucho el aspecto de mi blog. Acabamos hablando de diseño web y me ofrecí para hacerle una especie de logotipo para su página web. Me llevó un par de días de pruebas conseguir un logo que me gustara y que tuviera que ver con este apasionante tema. Los que me conocen de forma más íntima saben que me gusta mucho el diseño gráfico y que hago mis pinitos cuando puedo. Pues bien, tras enviar varios bocetos a David acordamos el que más nos gustaba y diseñé el que podéis ver más abajo. ¿Os gusta?


Como veis, me decidí por dos recuadros en color azul de diferente tono en cuyos interiores llevan una estrella y una galaxia dibujada de forma esquemática, casi infantil. Para la tipografía elegí una variedad de Assembly que me gusta especialmente. Probé varios modelos en los que sobre la galaxia aparecía un punto a modo de supernova, pero no terminaba de gustarme. Tanto a David como a mí nos gustó más este que os presento.

(Haz click para verla más grande)

Desde hace un par de días la web Latest Supernovae aparece con ese logotipo en su página web. Me llena de orgullo haber podido colaborar con David de una forma diferente a como lo venía haciendo hasta ahora. De alguna manera es una forma de corresponder al enorme trabajo que de forma desinteresada desarrolla diariamente callada y constantemente para todos nosotros.

Gracias por esta experiencia, David. Ha sido un placer.

lunes, 22 de octubre de 2012

Cometa 260P/McNaught

Antes de las supernovas, la otra noche saqué también dos cometas, el 260P/McNaught y el C/2012 J1 (Catalina). Aquí os dejo una imagen del primero.


domingo, 21 de octubre de 2012

Supernovas de anoche

El cielo de noche era realmente bueno, conseguí superar la magnitud 18 sin demasiados problemas en imágenes con la suficiente señal. Sin embargo, algunas de las supernovas que observé estaban demasiado bajas, de ahí la escasa calidad de alguna de las imágenes que presento desde mi cielo urbano. Por primera vez en esta temporada de otoño tuve que usar el parasol y el frío se va haciendo notar.




viernes, 19 de octubre de 2012

El curioso caso de la supernova desaparecida...


El otro día dediqué un ratito a mis queridas supernovas. Justo antes de que el SkyMap dijera eso de: "hasta aquí hemos llegado".

Una que tenía programada para esa noche era una recién descubierta por el Catalina Real-TimeTransient Survey (CRTS), de la Universidad de Arizona, en la brillante galaxia NGC474 y que tenía la bonita denominación de PSN J01195954+0325013. Hice 8 exposiciones de 200 segundos (1600 segundos en total, casi media hora de exposición) y ya a primera vista algo me dejó mosqueado: no veía rastro de la supernova por ninguna parte.

Tras realizar, la tarde siguiente, el procesado de dicha supernova confirmé que, definitivamente, no había rastro de ella. Con ese tiempo de exposición era más que suficiente para capturar una estrella de la magnitud 17ª (que era la que se suponía que tenía la supernova) comuniqué a David Bishop dicho particular. En pocos minutos David subió la imagen a la magnífica web que administra (Latest Supernovae) con la denominación "Unconfirmed". Esa misma noche los grandes observadores Brimacombe y Llapasset pudieron confirmar nuestras sospechas: ni rastro de la supernova. Impresionante la imagen de X. Bros que puede consultarse en la misma web.

Sería interesante saber qué es lo que ha ocurrido con ella; podría ser que su bajada de brillo haya sido muy rápida o, más bien, que en realidad se hubiera tratado de otro fenómeno físico (GRB, por ejemplo) que explicara su presencia en las tomas del CRTS pero no en las de los demás observadores.

Un aliciente más en la observación de estas cataclísmicas explosiones estelares... la confirmación de posibles fenómenos transitorios no bien definidos.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Aventuras y desventuras con el software planetario

Desde que tengo la actual montura, de eso hace ya tres años, me he acostumbrado a controlarla mediante el software de tipo planetario. Me resulta muy cómodo y rápido hacer click con el ratón en la cartografía estelar que aparece en pantalla y que el telescopio se mueva hacia ese punto con total precisión. Incluso hace unos años dejé un (cutre) vídeo al respecto en este mismo blog cuando pude, emocionado, aprender a controlar mi CGEM instalando el correspondiente plug-in de la plataforma ASCOM mediante mi programa favorito: SkyMap 10 Pro.



Es cierto que la montura se puede controlar desde el NexStar, pero tener que introducir las coordenadas manualmente cada vez que me dirijo a un objeto me parece ya muy tedioso. Así que animo a todos los observadores que todavía no hayan dado el paso a que lo hagan porque realmente merece la pena.

Sin embargo, últimamente he tenido alguna que otra mala experiencia al respecto. A comienzos de septiembre, tras ver en directo el equipo de Gabino controlado con el software TheSky6 me di cuenta que SkyMap se había quedado atrás en interfaz gráfica, en versatilidad y en funciones. Así que decidí probar a controlar mi equipo con ese programa. Maldita la hora en que lo hice.

La instalación de TheSky6 y el aparente control de la montura no resultó del todo complicado pero, inexplicablemente, todo lo que se refiere a la calidad del apuntado fue un fracaso estrepitoso. Y eso que repasé mil veces todos los parámetros configurables posibles: desde el ASCOM hasta todos los aspectos del control del telescopio en las funciones correspondientes. Pero la tónica de la noche fue que cuando indicaba desde el software al telescopio que se dirigiera a Vega, por ejemplo, apuntara al suelo del observatorio. Alguno podría pensar que se debe a algún error en la configuración del sistema, como tener mal puesta la hora o la fecha, haber indicado mal el hemisferio o las coordenadas del observatorio... pero no, debe tratarse de otro tema porque a veces sí hacía el goto correctamente. Pongamos que, de "diez disparos", acertó cuatro. Una locura. Y no hay relación con que fuera más preciso a un lado del meridiano o al otro. Probé todo lo "probable".

Dado que no tenía voluntad de dedicar mi escaso tiempo de observación a destripar el programa y averiguar qué narices me estaba pasando, directamente decidí cerrar el TheSky6 y regresar a mi querido SkyMap.

Pero no, no pudo ser. Ahora era este programa el que daba problemas. No me reconocía la montura como llevaba haciéndolo sin ningún problema desde el primer día. Le di vueltas a todo lo que se podía (ASCOM, elementos configurables del programa, etc.); pero nada, la cosa estaba complicada. Tras varias horas de pruebas (menos mal que el día siguiente no era laborable), decidí desinstalar el TheSKy6 y el SkyMap y volver a instalar todos los drivers y todos los programas de nuevo.

Afortundamente, tras muchos sudores, cuando cerré el observatorio a eso de las 5'30 de la madrugada, todo había vuelto al estado inicial y la montura se comportaba con la precisión acostumbrada.

Hasta hace dos noches...


La noche del lunes al martes subí con un apretado programa de observación: cuatro supernovas que estaban a tiro y los cometas de moda (el 168P...). Mientras estaba sacando las tomas de 200 segundos de la primera supernova me entretuve en intentar actualizar la base de datos de cometas del SkyMap. Aciago momento ese. El programa dejó de funcionar. Tuve que dejar lo previsto para esa noche y volver a dedicar mis preciadas horas de observación a intenetar que SkyMap se recuperara del susto. Fue imposible. Inexplicablemente no había manera de resucitarlo. Hasta volví a desinstalarlo e instalarlo de nuevo. Pero nada, cuando arranco el programa se queda colgado y no dice ni mu. Harto de problemas "técnicos" (a los que, afortunadamente, estaba tan poco acostumbrado), me tiré al monte y descargué e instalé el Cartes du Ciel, magnífico programa gratuito del que mucha gente habla maravillas. Al poco ya estaba controlando la montura con precisión de nuevo. Pero hay algo en ese programa que no me gusta. Debe ser cuestión de costumbre, no sé. Pero no termino de sentirme cómodo con él. Al menos respiré tranquilo al saber que la montura volvía a estar domada...



Investigando ayer por Internet descubrí un software que, aparentemente, reunía todos los requisitos que me interesaban. Se trata de C2A (Computer Aided Astronomy). Me extrañó no conocer a nadie cercano que lo utilizara porque, a primera vista, tenía una pinta magnífica. Me gustó sobre todo la interfaz de control del telescopio. Y tiene la ventaja añadida de que es gratuito y perfectamente configurable a gusto del usuario. Me pasé parte de la tarde instalando el programa, descargando los catálogos que me interesaban (y que, por fin, se instalan fácilmente; entre ellos está, claro, el WDS) y aprendiendo los rudimentos básicos de su manejo.



La noche no presentaba las condiciones idóneas para observar, pero con ver las estrellas medianamente bien me daba por satisfecho para probar el C2A (aunque estuvieran algo veladas por una fina capa de nubes altas). La experiencia fue reconfortante. La comunicación con la montura, rápida y precisa (usando ASCOM, claro) y el programa resulta intuitivo y fácil de usar. En media hora (tras lograr aclararme con la configuración del tiempo) estaba apuntando con precisión a todos los objetos que le pedía. Por si fuera poco, descubrí que la actualización del catálogo de cometas y asteroides (vía MPC, claro) es tan sencillo como darle a un botón: se hace click y en 5 segundos se descarga los ficheros del Minor Planet Center y listo, sin tener que instalar ni configurar nada.

Incluye una función de tracking bastante potente. Me permitió hacer exposiciones (medio) decentes de 100 segundos SIN AUTOGUIADO. Es evidente que no voy a poder prescindir de PHD Guiding, pero desde luego que es prometedor poder obtener imágenes como las de más abajo (que presento con rubor totalmente en bruto y modificando a lo bestia el histograma para que las estrellas no se vean saturadas; son imágenes únicas de 100 segundos -una de M33 y otra un recorte de un sistema doble de HJ-, capturadas al vuelo desde MaximDL sin darks ni flats).



Se me ocurre una pega tras las primeras impresiones: la calidad de la cartografía estelar no es tan atractiva como en otros programas. Pero, tratándose de una cuestión meramente estética, las bondades del software están muy por encima de ello.
 

Espero tener programa para muchos años. Y a ver si aprendo la lección más práctica y útil de todo aficionado a la Astronomía: virgencita, virgencita...

domingo, 7 de octubre de 2012

Astro-fiesta en Higuera con José Luis Quiñones

Este fin de semana (5 al 7 de octubre de 2012) teníamos previsto un acontecimiento muy especial. Un grupo de amigos del Foro Extremeño de Astronomía (FEXDA) nos reunimos en casa de José Luis Quiñones, en la bonita localidad del sur extremeño de Higuera la Real (Badajoz). Se trataba de una actividad largamente esperada y por fin pudo celebrarse una vez que los últimos ajustes al observatorio de José Luis se habían realizado con éxito.


A tal evento acudió una buena representación de los componentes de FEXDA, si bien algunos, por diferentes motivos, no pudieron disfrutar de esta actividad tan especial. Allí estuvimos, además del que esto escribe, Antonio Agudo (para él fue su presentación en sociedad ante los demás miembros del Foro), Gabino Muriel, Florentino Sánchez y, por supuesto, el anfitrión, José Luis Quiñones. Algunos también acudieron acompañados de sus respectivas parejas. Un poco más tarde, el sábado, se incorporarían Paco Rica, José Antonio Domínguez y David Estecha. Paco Violat no pudo, finalmente, asistir. Antonio y yo tuvimos que regresar a nuestros domicilios el sábado por la mañana por obligaciones familiares, pero pudimos disfrutar de la inolvidable noche del viernes junto a tan queridos compañeros.

Antonio y yo realizamos el viaje juntos desde Badajoz. Al iniciarlo, unas amenazadoras nubes nos preocupaban bastante, si bien durante el trayecto hacia el sur pudimos ver como poco a poco se iban disipando. Aunque avanzada la madrugada el cielo volvió a encapotarse (la humedad era notable, además), al menos durante un par de horas pudimos disfrutar de lo lindo viendo en vivo cómo se comportaba el impresionante observatorio del bueno de José Luis.


En vez de realizar una crónica larga y tediosa por escrito, prefiero, en esta ocasión, adjuntaros una serie de imágenes con breves comentarios para que os hagáis una idea de lo bien que lo pasamos y del ambiente familiar y de camaradería que reinó durante las horas que compartimos. Podéis hacer click en las imágenes para verlas a mayor tamaño.

Muchísimas gracias a José Luis y Cristina por la hospitalidad y la fantástica cena que nos brindaron (excelente el padre de José Luis al mano de la parrilla). ¡Inolvidable!

Sobre las 7'30 de la tarde llegamos a la fantástica casa de José Luis. Allí ya se encontraban Gabino y José Luis esperándonos. Un poco más tarde llegó Florentino.

Tras los correspondientes saludos quisimos aprovechar los últimos minutos de luz para subir a ver el observatorio. Sobra decir que nos quedamos prendados de la excelente calidad de la instalación. La cúpula fue diseñada y construida, en gran medida, por el propio José Luis. Como su domicilio está situado en las afueras del pueblo puede gozar de un cielo bastante oscuro, además de un horizonte bastante despejado. Impresionante esa cúpula.

Si la cúpula nos dejó impresionados... lo que vimos en su interior ya nos dejó noqueados... El mejor telescopio (y montura) que he visto nunca en un observatorio privado. Ese telescopio de 40 cm es de una factura impecable. La montura... sin palabras.

Otra vista del gran equipo del observatorio.

La CCD va en concordancia con resto. Una SBIG de las grandes y buenas. José Luis acababa de terminar la instalación de la refrigeración por agua. ¡Chapeau!

El Sol se ponía y era momento de reponer fuerzas ante la larga noche de trabajo que nos esperaba...

...el padre de José Luis ya se encontraba haciendo algo al respecto... ¡Un 10 para ese cocinero!

Mientras tanto era el momento de alternar tomando un aperitivo.

La cena en la bodega de la casa fue magnífica. Se habló de todo un poco, la camaradería fue la nota dominante.

Beltza, ese precioso mastín de los Pirineos, no se perdió detalle y aprovechó para disfrutar también de la comida. Gabino pudo salvar su mano...

Antonio y yo quisimos encargarnos de los postres (y de alguna botella de vino extremeño). La tarta resultó ser todo un éxito. ¡¡Nos la comimos entera!! (Foto de A. Agudo)

Tras la cena, la foto oficial de los astrónomos asistentes. De izq. a dcha.: Gabino, José Luis, Juan-Luis, Antonio y Florentino.


Y por fin llegó el momento de subir a la sala de control (llamarlo así es perder muchos matices... encantador ese loft del doblado). José Luis nos explica el funcionamiento del equipo.

En esos momentos se nos unía Miguel Ángel García desde Getafe. ¡¡Genial poder disfrutar de nuevo de su presencia, aunque fuera en remoto!! ¡Qué grande eres, Miguelón!

También yo pude disfrutar durante un buen rato controlando todo el equipo... ¡¡qué gozada!! Eso de hacer exposiciones "cortas" de 10 minutos... en fin, poco más se puede decir. En esos momentos Miguel Ángel también se encontraba sacando imágenes RGB del cometa 168P que acababa de sufrir dos estallidos los días previos. Nosotros hicimos también lo propio, además de cazar alguna supernova brillante (para los estándares de ese observatorio, claro; en realidad, tras hacer la fotometría, calculamos la magnitud 17,3). (Foto de A. Agudo)

Desgraciadamente, a eso de las 2 de la madrugada el cielo se nubló y hubo que cerrar el observatorio. Antonio y yo retomamos las clases de fotometría de supernovas y astrometría de cuerpos menores para Gabino...

Mientras que José Luis, que tiene el virus postalero bien metido en el organismo, se dedicaba a procesar unas espectaculares imágenes siguiendo las instrucciones, vía Skype, de Miguel Ángel.

La noche fue realmente mágica. Derrotados por las emociones y la larga jornada, a eso de las 4'30 de la madrugada decidimos irnos a descansar. Una noche espectacular en la que pudimos reencontrarnos con viejos amigos, conocer a otros nuevos, y disfrutar de la agradable compañía. Espero que el día siguiente los compañeros que se incorporaron a la astro-fiesta hayan disfrutado tanto como yo.

Insisto una vez más: ¡gracias José Luis y Cristina
por esas estupendas horas que pasamos con vosotros!


miércoles, 3 de octubre de 2012

Nuevo número de Il Bollettino

Hace un par de días uno de los editores de la revista, Giuseppe Micello, tuvo el detalle de comunicarme personalmente la aparición del nuevo número de Il Bolletino delle Stelle Doppie. Viene cargado de artículos que habrá que disfrutar con calma.

¡Bien por nuestros amigos italianos!

Haz click sobre la portada de la revista para ir a la web de descarga.