miércoles, 17 de octubre de 2012

Aventuras y desventuras con el software planetario

Desde que tengo la actual montura, de eso hace ya tres años, me he acostumbrado a controlarla mediante el software de tipo planetario. Me resulta muy cómodo y rápido hacer click con el ratón en la cartografía estelar que aparece en pantalla y que el telescopio se mueva hacia ese punto con total precisión. Incluso hace unos años dejé un (cutre) vídeo al respecto en este mismo blog cuando pude, emocionado, aprender a controlar mi CGEM instalando el correspondiente plug-in de la plataforma ASCOM mediante mi programa favorito: SkyMap 10 Pro.



Es cierto que la montura se puede controlar desde el NexStar, pero tener que introducir las coordenadas manualmente cada vez que me dirijo a un objeto me parece ya muy tedioso. Así que animo a todos los observadores que todavía no hayan dado el paso a que lo hagan porque realmente merece la pena.

Sin embargo, últimamente he tenido alguna que otra mala experiencia al respecto. A comienzos de septiembre, tras ver en directo el equipo de Gabino controlado con el software TheSky6 me di cuenta que SkyMap se había quedado atrás en interfaz gráfica, en versatilidad y en funciones. Así que decidí probar a controlar mi equipo con ese programa. Maldita la hora en que lo hice.

La instalación de TheSky6 y el aparente control de la montura no resultó del todo complicado pero, inexplicablemente, todo lo que se refiere a la calidad del apuntado fue un fracaso estrepitoso. Y eso que repasé mil veces todos los parámetros configurables posibles: desde el ASCOM hasta todos los aspectos del control del telescopio en las funciones correspondientes. Pero la tónica de la noche fue que cuando indicaba desde el software al telescopio que se dirigiera a Vega, por ejemplo, apuntara al suelo del observatorio. Alguno podría pensar que se debe a algún error en la configuración del sistema, como tener mal puesta la hora o la fecha, haber indicado mal el hemisferio o las coordenadas del observatorio... pero no, debe tratarse de otro tema porque a veces sí hacía el goto correctamente. Pongamos que, de "diez disparos", acertó cuatro. Una locura. Y no hay relación con que fuera más preciso a un lado del meridiano o al otro. Probé todo lo "probable".

Dado que no tenía voluntad de dedicar mi escaso tiempo de observación a destripar el programa y averiguar qué narices me estaba pasando, directamente decidí cerrar el TheSky6 y regresar a mi querido SkyMap.

Pero no, no pudo ser. Ahora era este programa el que daba problemas. No me reconocía la montura como llevaba haciéndolo sin ningún problema desde el primer día. Le di vueltas a todo lo que se podía (ASCOM, elementos configurables del programa, etc.); pero nada, la cosa estaba complicada. Tras varias horas de pruebas (menos mal que el día siguiente no era laborable), decidí desinstalar el TheSKy6 y el SkyMap y volver a instalar todos los drivers y todos los programas de nuevo.

Afortundamente, tras muchos sudores, cuando cerré el observatorio a eso de las 5'30 de la madrugada, todo había vuelto al estado inicial y la montura se comportaba con la precisión acostumbrada.

Hasta hace dos noches...


La noche del lunes al martes subí con un apretado programa de observación: cuatro supernovas que estaban a tiro y los cometas de moda (el 168P...). Mientras estaba sacando las tomas de 200 segundos de la primera supernova me entretuve en intentar actualizar la base de datos de cometas del SkyMap. Aciago momento ese. El programa dejó de funcionar. Tuve que dejar lo previsto para esa noche y volver a dedicar mis preciadas horas de observación a intenetar que SkyMap se recuperara del susto. Fue imposible. Inexplicablemente no había manera de resucitarlo. Hasta volví a desinstalarlo e instalarlo de nuevo. Pero nada, cuando arranco el programa se queda colgado y no dice ni mu. Harto de problemas "técnicos" (a los que, afortunadamente, estaba tan poco acostumbrado), me tiré al monte y descargué e instalé el Cartes du Ciel, magnífico programa gratuito del que mucha gente habla maravillas. Al poco ya estaba controlando la montura con precisión de nuevo. Pero hay algo en ese programa que no me gusta. Debe ser cuestión de costumbre, no sé. Pero no termino de sentirme cómodo con él. Al menos respiré tranquilo al saber que la montura volvía a estar domada...



Investigando ayer por Internet descubrí un software que, aparentemente, reunía todos los requisitos que me interesaban. Se trata de C2A (Computer Aided Astronomy). Me extrañó no conocer a nadie cercano que lo utilizara porque, a primera vista, tenía una pinta magnífica. Me gustó sobre todo la interfaz de control del telescopio. Y tiene la ventaja añadida de que es gratuito y perfectamente configurable a gusto del usuario. Me pasé parte de la tarde instalando el programa, descargando los catálogos que me interesaban (y que, por fin, se instalan fácilmente; entre ellos está, claro, el WDS) y aprendiendo los rudimentos básicos de su manejo.



La noche no presentaba las condiciones idóneas para observar, pero con ver las estrellas medianamente bien me daba por satisfecho para probar el C2A (aunque estuvieran algo veladas por una fina capa de nubes altas). La experiencia fue reconfortante. La comunicación con la montura, rápida y precisa (usando ASCOM, claro) y el programa resulta intuitivo y fácil de usar. En media hora (tras lograr aclararme con la configuración del tiempo) estaba apuntando con precisión a todos los objetos que le pedía. Por si fuera poco, descubrí que la actualización del catálogo de cometas y asteroides (vía MPC, claro) es tan sencillo como darle a un botón: se hace click y en 5 segundos se descarga los ficheros del Minor Planet Center y listo, sin tener que instalar ni configurar nada.

Incluye una función de tracking bastante potente. Me permitió hacer exposiciones (medio) decentes de 100 segundos SIN AUTOGUIADO. Es evidente que no voy a poder prescindir de PHD Guiding, pero desde luego que es prometedor poder obtener imágenes como las de más abajo (que presento con rubor totalmente en bruto y modificando a lo bestia el histograma para que las estrellas no se vean saturadas; son imágenes únicas de 100 segundos -una de M33 y otra un recorte de un sistema doble de HJ-, capturadas al vuelo desde MaximDL sin darks ni flats).



Se me ocurre una pega tras las primeras impresiones: la calidad de la cartografía estelar no es tan atractiva como en otros programas. Pero, tratándose de una cuestión meramente estética, las bondades del software están muy por encima de ello.
 

Espero tener programa para muchos años. Y a ver si aprendo la lección más práctica y útil de todo aficionado a la Astronomía: virgencita, virgencita...

6 comentarios:

Rafa dijo...

Desde luego que es prometedor ese software. Madre mía, menuda precisión. Al final habrá merecido la pena esa pequeña crisis con los demás programas si ese es tan potente como comentas. ¡Genial! Espero que te de muchas alegrías durante mucho tiempo.

Te lo dice uno que buscaba todos los objetos poniendo las coordenadas ;-)

Saludos

Miguel Rodríguez dijo...

Me alegro de que se haya solucionado el problema Juan Luis.

Es cierto, cuando algo funciona no lo cambies. Imagino que en su momento miraste todos los parámetros habidos y por haber. Lo único que se me ocurre es que algo te estuviese machacando la fecha y la hora de la montura según el ordenador (que no la del mando, suponiendo que en todo momento fuese la correcta).

En mi ordenador muevo el telescopio con maximdl pero también puedo hacerlo igualmente con Guide. Hace mucho intenté probar con The Sky pero me pareció más farragoso. Imagino que pusiste el driver que correspondía. ¿Usas windows XP o 7?

Yo realmente no haría pruebas ni experimentos si no es con un ordenador alternativo, o habiendo grabado previamente un dvd de recuperación, que te puede sacar de más de una apuro.

Me alegro por la resolución porque conozco bien esa sensación al preguntarse uno ¿por qué tuve que tocar esto?

Saludos

Francisco Soldán dijo...

Hombre pues esto es muy interesante.
Yo lo guío con MaximDL, y tengo el Cartes du Ciel, aunque no lo he conectado al telescopio todavía, y el Stellarium también puede conectarse.
Pero, como yo aplico la máxima de que si algo funciona, no lo toques.....
De todas maneras me apunto este software que dices, tiene muy buena pinta, y parece bastante intuitivo....
Un abrazote

Juan-Luis Glez. Carballo dijo...

Pues sí Rafa, es prometedor y la primera noche con él me sentí cómodo, que es lo más importante. Poner las coordenadas está bien, tampoco quita tanto tiempo, pero te aseguro que cuando pruebas a hacer eso del click luego te cuesta mucho dejarlo.

Migue, uso W7. Los drivers eran los correctos, me aseguré de ello. Para mí sigue siendo un misterio qué fue lo que pasó. Por cierto, que C2A tiene un script incorporado para programar observaciones de forma automatizada, me acordé de ti. Juro por lo más sagrado que no volveré a hacer pruebas en el portátil del observatorio, eso seguro.

Francisco... lo dicho. Virgencita, cirgencita... Pruébalo, igual te gusta...

Saludos a todos.

Miguel Rodríguez dijo...

Eso queme comentas es muy interesante, investigaré en la documentación del programa. De todos modos, lo que tengo en el ordenador del telescopio ya no lo toco jejejeje por si las moscas....

Un abrazo
Miguel

Juan-Luis Glez. Carballo dijo...

Miguel: acabo de enviarte un pantallazo de esa función a tu cuenta de gmail.

Saludos.