domingo, 7 de octubre de 2012

Astro-fiesta en Higuera con José Luis Quiñones

Este fin de semana (5 al 7 de octubre de 2012) teníamos previsto un acontecimiento muy especial. Un grupo de amigos del Foro Extremeño de Astronomía (FEXDA) nos reunimos en casa de José Luis Quiñones, en la bonita localidad del sur extremeño de Higuera la Real (Badajoz). Se trataba de una actividad largamente esperada y por fin pudo celebrarse una vez que los últimos ajustes al observatorio de José Luis se habían realizado con éxito.


A tal evento acudió una buena representación de los componentes de FEXDA, si bien algunos, por diferentes motivos, no pudieron disfrutar de esta actividad tan especial. Allí estuvimos, además del que esto escribe, Antonio Agudo (para él fue su presentación en sociedad ante los demás miembros del Foro), Gabino Muriel, Florentino Sánchez y, por supuesto, el anfitrión, José Luis Quiñones. Algunos también acudieron acompañados de sus respectivas parejas. Un poco más tarde, el sábado, se incorporarían Paco Rica, José Antonio Domínguez y David Estecha. Paco Violat no pudo, finalmente, asistir. Antonio y yo tuvimos que regresar a nuestros domicilios el sábado por la mañana por obligaciones familiares, pero pudimos disfrutar de la inolvidable noche del viernes junto a tan queridos compañeros.

Antonio y yo realizamos el viaje juntos desde Badajoz. Al iniciarlo, unas amenazadoras nubes nos preocupaban bastante, si bien durante el trayecto hacia el sur pudimos ver como poco a poco se iban disipando. Aunque avanzada la madrugada el cielo volvió a encapotarse (la humedad era notable, además), al menos durante un par de horas pudimos disfrutar de lo lindo viendo en vivo cómo se comportaba el impresionante observatorio del bueno de José Luis.


En vez de realizar una crónica larga y tediosa por escrito, prefiero, en esta ocasión, adjuntaros una serie de imágenes con breves comentarios para que os hagáis una idea de lo bien que lo pasamos y del ambiente familiar y de camaradería que reinó durante las horas que compartimos. Podéis hacer click en las imágenes para verlas a mayor tamaño.

Muchísimas gracias a José Luis y Cristina por la hospitalidad y la fantástica cena que nos brindaron (excelente el padre de José Luis al mano de la parrilla). ¡Inolvidable!

Sobre las 7'30 de la tarde llegamos a la fantástica casa de José Luis. Allí ya se encontraban Gabino y José Luis esperándonos. Un poco más tarde llegó Florentino.

Tras los correspondientes saludos quisimos aprovechar los últimos minutos de luz para subir a ver el observatorio. Sobra decir que nos quedamos prendados de la excelente calidad de la instalación. La cúpula fue diseñada y construida, en gran medida, por el propio José Luis. Como su domicilio está situado en las afueras del pueblo puede gozar de un cielo bastante oscuro, además de un horizonte bastante despejado. Impresionante esa cúpula.

Si la cúpula nos dejó impresionados... lo que vimos en su interior ya nos dejó noqueados... El mejor telescopio (y montura) que he visto nunca en un observatorio privado. Ese telescopio de 40 cm es de una factura impecable. La montura... sin palabras.

Otra vista del gran equipo del observatorio.

La CCD va en concordancia con resto. Una SBIG de las grandes y buenas. José Luis acababa de terminar la instalación de la refrigeración por agua. ¡Chapeau!

El Sol se ponía y era momento de reponer fuerzas ante la larga noche de trabajo que nos esperaba...

...el padre de José Luis ya se encontraba haciendo algo al respecto... ¡Un 10 para ese cocinero!

Mientras tanto era el momento de alternar tomando un aperitivo.

La cena en la bodega de la casa fue magnífica. Se habló de todo un poco, la camaradería fue la nota dominante.

Beltza, ese precioso mastín de los Pirineos, no se perdió detalle y aprovechó para disfrutar también de la comida. Gabino pudo salvar su mano...

Antonio y yo quisimos encargarnos de los postres (y de alguna botella de vino extremeño). La tarta resultó ser todo un éxito. ¡¡Nos la comimos entera!! (Foto de A. Agudo)

Tras la cena, la foto oficial de los astrónomos asistentes. De izq. a dcha.: Gabino, José Luis, Juan-Luis, Antonio y Florentino.


Y por fin llegó el momento de subir a la sala de control (llamarlo así es perder muchos matices... encantador ese loft del doblado). José Luis nos explica el funcionamiento del equipo.

En esos momentos se nos unía Miguel Ángel García desde Getafe. ¡¡Genial poder disfrutar de nuevo de su presencia, aunque fuera en remoto!! ¡Qué grande eres, Miguelón!

También yo pude disfrutar durante un buen rato controlando todo el equipo... ¡¡qué gozada!! Eso de hacer exposiciones "cortas" de 10 minutos... en fin, poco más se puede decir. En esos momentos Miguel Ángel también se encontraba sacando imágenes RGB del cometa 168P que acababa de sufrir dos estallidos los días previos. Nosotros hicimos también lo propio, además de cazar alguna supernova brillante (para los estándares de ese observatorio, claro; en realidad, tras hacer la fotometría, calculamos la magnitud 17,3). (Foto de A. Agudo)

Desgraciadamente, a eso de las 2 de la madrugada el cielo se nubló y hubo que cerrar el observatorio. Antonio y yo retomamos las clases de fotometría de supernovas y astrometría de cuerpos menores para Gabino...

Mientras que José Luis, que tiene el virus postalero bien metido en el organismo, se dedicaba a procesar unas espectaculares imágenes siguiendo las instrucciones, vía Skype, de Miguel Ángel.

La noche fue realmente mágica. Derrotados por las emociones y la larga jornada, a eso de las 4'30 de la madrugada decidimos irnos a descansar. Una noche espectacular en la que pudimos reencontrarnos con viejos amigos, conocer a otros nuevos, y disfrutar de la agradable compañía. Espero que el día siguiente los compañeros que se incorporaron a la astro-fiesta hayan disfrutado tanto como yo.

Insisto una vez más: ¡gracias José Luis y Cristina
por esas estupendas horas que pasamos con vosotros!


6 comentarios:

Antonio Agudo dijo...

Un 10 para José Luis, su familia y su observatorio. Pero también un 10 para el cronista de esta maravillosa velada.

Juan Luis cada vez que haces una crónica te superas. Has descrito perfectamente los momentos más importantes de la reunión.

De esta "quedada" nos quedará un bonito recuerdo.

Un abrazo.

Rafa dijo...

Muchas gracias por la excelente crónica. Ya veo que lo pasasteis en grande y pudisteis hacer muchas cosas, incluida esa magnífica cena.

El observatorio es impresionante, qué buena pinta tiene. Se obtienen que conseguir cosas impresionantes desde allí. Yo quiero uno igual para cuando sea mayor ;-)

Saludos

Miguel Rodríguez dijo...

Qué envidia, por el encuentro, y por el observatorio, este José Luis Quiñones es un figura, al cual por cierto no tengo el placer de conocerle. A Florentino Sánchez si que le conocí en una ocasión en una jornadas en Castellón.

Un saludo

Edgardo Rubén Masa Martín dijo...

Ya no tengo dudas: el cielo existe: está un observatorio extremeño. Impresionante. Aprovecho para saludar a los compas, creo que les conozco a todos.
Edgar.

Paco Tello dijo...

Buscando en la red como entender el intenso listado del WDS, he llegado a este blog y me encuentro con personas que hace ya un par de años que no los veo, así que aprovecho para enviar un cordial saludo a José Luis Quiñones, a Cristina y a Gabino.
Desde Bollullos par del Condado.

Juan-Luis Glez. Carballo dijo...

Hola Paco, les envío saludos de tu parte. Un placer tenerte por aquí.

Abrazos.