domingo, 10 de junio de 2012

Off-topic: Apoyo a la Orquesta de Extremadura



Este es un blog de Astronomía. Por ello pido disculpas por anticipado ya que, cuando creé este blog, me propuse no hablar en él ni de política, ni de economía, ni de religión ni de cualquier otro tema que bordeara, desde el exterior, nuestra amada ciencia. Y quiero creer que sigo cumpliendo este propósito a pesar del tema que me trae hoy por aquí. Y es que no voy a hablar ni de política ni de economía... lo haré de CULTURA. Aunque, evidentemente, todo tiene que ver.

La música clásica me ha acompañado desde pequeño. Me ha hecho ser como soy. Me ha ayudado. Me ha hecho muy feliz, casi tanto, o más, que la Astronomía. La situación que describo más abajo me apena mucho. Además, mi hija de 7 años estudia violín y quiero creer que, en caso de consolidarse su interés por este instrumento, podrá tener la posibilidad de disfrutar con los conciertos de una orquesta sinfónica al lado de casa o, incluso, formar parte de ella algún día.

La crisis económica que nos toca vivir tiene efectos perversos. Casi siempre que toca reajustar la economía le toca el turno a las partes más débiles de la sociedad: servicios sociales (que tanto esfuerzo y sudor costó conseguir), educación, sanidad... y cultura. Nuestros administradores tienen tendencia a pensar que son prescindibles en épocas de vacas flacas. Nos hemos conformado con migajas y ahora nos las quieren quitar.

Hace 11 años la Junta de Extremadura tomó una sabia decisión: crear, por primera vez en la larga y tortuosa historia de esta tierra, una orquesta sinfónica, la Orquesta de Extremadura (OEX). Desde entonces han sido cientos los conciertos que hemos podido disfrutar de esta joven formación musical que, poco a poco, se ha ido ganando un hueco en el corazón de los extremeños y del panorama musical nacional. Nunca antes se había podido escuchar a Mahler, Schubert o Tchaikovsky con la frecuencia y calidad que hemos podido hacer desde entonces.

Pues bien, la Junta de Extremadura (ahora llamada, en un gran giro político y de márketing, Gobierno de Extremadura -lo digo con ironía, por si no se percibe-) ha puesto en un brete a nuestra querida OEX. Atenazándola con declaraciones ultramontanas del Presidente Monago y de nuestro gran orador y comunicador, el Consejero de Economía Antonio Fernández, han propuesto un plan de viabilidad que, en realidad, supone su agonía (y posterior muerte).

Es incomprensible que ni siquiera podamos ser felices con las migajas que nos han dejado. En un país donde la opulencia y el derroche han sido norma durante décadas, donde se puede rescatar a la banca y no a los ciudadanos, donde los recortes siempre ocurren por el mismo lado... no haya dinero para financiar una empresa cultural de la magnitud (y el escaso coste) de la Orquesta de Extremadura.

Por ello... desde aquí mi apoyo a los integrantes y simpatizantes de la Orquesta de Extremadura. Otra forma de hacer las cosas es posible. Y quiero creer que se va a conseguir. Este es su blog, os ruego que lo visitéis y los apoyéis.

Por ello, ayer, sábado 9 de junio, asistí con mi familia al concierto-protesta que se desarrolló en la Plaza de España de Badajoz. Allí, junto a centenares de personas afligidas por la situación, pudimos escuchar un breve pero emotivo repertorio. Qué bonito que ante la sinrazón del neoliberalismo ultramontano se presenten los acordes de Beethoven. ¡Viva la cultura!, gritamos al unísono al finalizar el acto.




También me ha llenado de felicidad ver que buena parte de las orquestas españolas han realizado actos en solidaridad con la extremeña interpretando la famosa danza popular extremeña "El candil". Muchas gracias. Os dejo tres ejemplos: las orquestas de Barcelona, de Asturias y de Córdoba.





Y aquí la versión de la concentración de ayer en Badajoz.


Para los que les haya gustado esta joya musical extremeña, os dejo otra versión más folk-rock, en este caso interpretada por varios grupos y músicos extremeños en el Teatro Romano de Mérida en la celebración del Día de Extremadura.

4 comentarios:

Rafa dijo...

Todo mi apoyo y solidaridad para la Orquesta de Extremadura. Es una pena que habitualmente, y en estos tiempos complicados aún más, la cultura sea totalmente prescindible y se suela sacrificar en beneficio de otros bolsillos. Totalmente lamentable. Esperemos que las cosas cambien y muy pronto tengamos mejores noticias.

¡viva la cultura!

Antonio Agudo dijo...

Con el dinero que se han llevado a espuertas los especuladores del ladrillo y de la banca durante la pasada década, se podría evitar que se quedaran algunos pueblos extremeños sin servicio de urgencias, que los alumnos más necesitados queden sin apoyos y refuerzos, que haya profesores y médicos que se vayan al paro, y no se obligaría a los trabajadores de la Orquesta de Extremadura a modificar sus contratos para transformarlos en trabajadores eventuales y poder despedirlos así durante algunos meses al año.

Estos gobernantes se piensan que una orquesta de calidad se puede mantener con profesionales que durante unos meses al año dejen de cobrar y tengan que buscarse la vida por otro lado. ¡Que miopes!

Que falta de soluciones imaginativas. Da lo mismo quien gobierne. Eso si, siempre a los poderosos ni tocarlos, siempre nos toca a los ciudadanos de a pie.

Seguro que el dinero que se va a inyectar a la banca no va solo a servir para sacarlos del pozo donde ellos mismos se han metido, veréis como también sacan beneficios. No saben nada estos pájaros.

Perdona Juan-Luis por extenderme tanto.

Un abrazo.

Carlos FR dijo...

Un candil para la OEx tambien desde las chimbambas.

De acuerdo con todos vosotros, y no dejemos de apoyar la cultura.

un abrazo,

Carlos

Juan-Luis Glez. Carballo dijo...

¡¡Hombre Carlos!! ¡¡Qué alegría leerte!! Espero que tu nueva vida te esté tratando bien. Por aquí no te olvidamos.

Gracias a todos por vuestro apoyo... me gusta ese lema de "piensa en global, actúa en local". A ver si, poco a poco, vamos consiguiendo cosas.

Antonio, no te preocupes, expláyate todo lo que quieras.

Saludos.