sábado, 4 de junio de 2011

El placer de volver a observar...

Esta entrada será forzosamente breve. Ahora comprenderéis por qué.

Estoy en estos momentos en la azotea del edificio en el que vivo, en el Observatorio Cerro del Viento. Es la una menos diez de la madrugada de un sábado de temperatura agradable y cielo despejado sin Luna. Poco a poco voy retomando el placer ya casi olvidado de observar, de escuchar el suave zumbido de la mi montura CGEM y de ver por el rabillo del ojo la curva de PHD mientras guía a la perfección el equipo. Un placer casi olvidado, decía, porque llevaba más de 3 meses en dique seco: mal tiempo (este invierno y primavera han sido como nunca), exceso de trabajo... pero por fin estoy aquí.

Ya contaré con más calma a qué he dedicado la noche. Pero, además de dejar pública constancia de mi felicidad al poder observar de nuevo, quiero enseñaros una imagen todavía calentita (no han pasado ni cinco minutos desde que se descargó en mi ordenador) de la gran novedad de la semana, una supernova brillante en M51, una galaxia fotogénica como pocas y felizmente alta en el cielo a estas horas. Disculpad la pobre calidad de la imagen: es un simple pantallazo de Maxim DL. En estos momentos estoy obteniendo los darks...

A lo lejos suena una verbena de barrio...

4 comentarios:

Antonio Agudo dijo...

¡¡Calentita, calentita esa supernova, recién salida del horno!!

Me alegro de que vuelvas a encontrar tiempo para la observación y que disfrutes tanto de ello como transmites con tus palabras. Alguna cosilla he oído por ahí que puede haberte quitado tiempo estas últimas semanas.

Ya hablamos.

Por cierto, la verbena era de un colegio cercano, y yo estuve en ella acompañando a mis hijos. ;-).

Saludos

Juan-Luis Glez. Carballo dijo...

Pues sí... por fin. NO me dirás que no ha sido uno de los inviernos/primaveras más desastrosos en lo que a meteorología se refiere, ¿verdad?

Je, je... no, no te creas, esa "cosilla" no me robó mucho tiempo. Más bien los muchachos de 2º Bachillerato... qué agobio por terminar los temarios.

Los Salesianos, ¿verdad? Joder, vaya marcha que había, era curioso eso de estar observando supernovas lejanas al ritmo de la Lambada y Hombres ...

Gracias por el comentario.

Miguel Rodríguez dijo...

¡Hombre! por fin podemos observar; yo no había pasado 3 mese sin observar pero te aseguro que más de dos semanas, un desastre.

Curiosamente, el autoguiado me tardó más de un mes, ya que el fabricante tardó más tiempo del esperado en suministrar los tubos guía, y en aduana se retuvo el paquete más tiempo de lo esperado. Mientras tanto el tiempo no daba tregua, nubes y lluvia... pues el miércoles pasado, me llega por fin el paquete, y despeja el cielo, y así es como pude estrenar el kit de autoguiado esa misma noche.

A cuenta de esto estuve bromeando con los de Lunático: están en todo, hasta viene incorporado el cielo despejado como extra :-D

Esta noche he intentado cazar también la supernova de M51, pero en el momento en que ya la podía apuntar... se nubla... en fin, a ver is hoy se puede volver a intentar.

Jaime dijo...

Yo también llevo un invierno horrible, tengo ganas de empezar a darle caña. Esa supernova es increíble, una maravilla verla con el remolino.