martes, 1 de junio de 2010

Novedades instrumentales (I)

Hace unos meses ya comenté algo respecto a cierto instrumental que había adquirido. Ha llegado el momento, con este buen tiempo que se ha resistido mucho en llegar este año, de presentarlo en sociedad. Se trata de mi nueva montura, la famosa CGEM de Celestron.


La compré en octubre en Squimo Optic. Por su relación calidad/precio, hablaban maravillas de ella. Se sitúa a medio camino de las clásicas CG5 y las más avanzadas CGE. Tras mucho preguntar (gracias a todos aquellos que me ayudaron a decidirme, dicho sea de paso) y echar cuentas decidí que debería ser mi nueva montura. Y así fue.

Mi querida Great Polaris Deluxe (GPDX) de Vixen había dado de sí todo lo que una montura puede dar. Más de 10 años de servicio, una calidad excelente en el seguimiento (sobre todo si tenemos en cuenta que sólo tenía motor de AR) y una simplicidad extrema (convertida en precisión) a la hora de ponerla en estación la convierten en una montura de calidad superior. Me ha dado mucha pena prescindir de ella. Pero realmente no lo haré, seguirá prestando sus servicios como montua de apoyo para un equipo fotométrico de gran campo que estoy pensando montar. Una joya como esta no puede desaprovecharse así como así.

Pero tenía sus muchas pegas: la ausencia de goto, por ejemplo. Eso de tardar media hora en localizar el campo de una doble de magnitud 15 estaba acabando con mi paciencia (y con mi espalda). Y lo limitada que estaba a la hora de cargar cosas encima. Era momento de cambiar.

Y así fue como la CGEM de Celestron entró en mi vida. A fecha de hoy (después de este invierno-primavera de lluvias constantes) sólo la he usado cuatro veces, pero puedo decir que me encuentro verdaderamente satisfecho con ella. Sin duda, el seguimiento no es su punto fuerte. Le sacaba más partido a la GPDX, que me permitía exposiciones de 40 segundos sin autoguiado y sin despeinarse. Con la CGEM no he pasado, por el momento, de los 25 segundos (pero eso es otra historia que contaré, dentro de unos días, en la 2ª parte de esta entrada).

Lo primero que llama la atención es lo pesada y robusta que es. Mucho. Mi espalda se resintió la primera vez que la saqué de la caja. 17 kilos de montura (sin accesorios) es mucha tela. Y lo segundo es su diseño moderno y ergonómico, todo un acierto.

Otra de las sorpresas es que viene preparada para anclar el tubo mediante una cola de milano de Losmandy, lo cual ofrece más estabilidad al conjunto. En mi caso pude hacerlo casi el mismo día de recibir la montura gracias a Rafa Benavides, que me cedió uno que tenía en excedente. ¡Gracias Rafa!


Pero le mejor de ella es su sencillo procedimiento de puesta en estación mediante un sistema asistido de 2 estrellas + 4 de calibración que mete (casi) cualquier cosa en el centro del ocular. Su mando NexStar ofrece, además, un montón de posibilidades, funciones que tengo que explorar todavía; no obstante, algunas de ellas ya me han mostrado su potencial (Precise Goto, PEC Correction, Anti-blacklash, etc.). Además, ofrece una carcasa de comunicaciones con todo lo que se puede necesitar: puerto auxiliar, autoguiado, etc.



Sin más, aquí os dejo de nuevo la estampa de mi actual equipo. Espero que me salga, al menos, la mitad de bueno que el anterior.

6 comentarios:

O.A.N.L. dijo...

Amigo mio...Eso si que es un "peaso" equipo.


Con esa montura...yo estoy enamorado de ella desde que salió, (pero la economia no está ahora para excesos)y ese tubo...¡¡Que tiemblen las "neglecteds"!!
Ademas dicen que el Goto es recomendable para la salud.

Mi enhorabuena por tan fantastica adquisición...Ya estoy deseando ver el resto de tus cachivaches.

Un abrazo.
Nacho.

Juan Maria dijo...

Felicidades por la nueva criatura je, je.
Tiene muy buena pinta, bueno...... me voy a pillar dobles porque en cuanto empieces con ella no me vas a dejar ninguna ;-)

Un saludo compañero

juan-luis dijo...

Je, je... ¡qué más quisiera yo! Cada vez tenemos mejores equipos... ¡¡y menos tiempo disponible!! Curiosa ironía.

Gracias por pasaros por aquí.

Un saludo.

Rafa dijo...

Felicidades por ese equipazo que poco a poco estás consiguiendo. Ya no hay nada que se te resista, pero absolutamente nada. Como te he dicho más de una vez, con el goto y la cantidad de objetos que te vas a ventilar por noche, pronto necesitarás un ayudante para reducir todas las observaciones, je, je.

Y no me des las gracias, no las merece.

Un abrazo

Miguel Rodríguez dijo...

Se ha hecho esperar el estreno pero ahí está. Si el goto va bien ya tienes lo más importante, el cambio en la forma de trabajar va a ser brutal, ya lo verás.
Mas aun si piensas controlar la montura desde el ordenador, te abre un mundo de posibilidades, como automatizar observaciones (si un día tienes interés puedes preguntarme el respecto :-D)
Respecto al seguimiento, seguramente podrás optimizar el tiempo máximo de exposición sin guiar hasta 60 segundos cuando termines de cogerle el tranquillo. Aunque probablemente el tema del autoguiado te va a solucionar la papeleta.

Ahora ya ¡leña al mono!

juan-luis dijo...

Rafa, ya sabes... es de bien nacidos... sobre todo por la rapidez del envío, no sé qué habría hecho de tener que esperar diez días hasta recibir una pletina nueva... ¡¡hubiera puesto el telescopio sobre la montura aunque lo sujetara con tesafilm!!

Miguel, gracias por los buenos deseos. Ojalá tengas razón. Y sobre automatizar las sesiones de observación, todo se andará. Presta atención a la próxima entrada que pondré dentro de unos días... hablaré de algo que comentas en tu comentario.