lunes, 24 de noviembre de 2008

Dobles con cuentagotas

Abstract | New observations and measures of some double stars

Estos dos últimos fines de semana he podido observar desde Valencia de Alcántara (Cáceres), mi rincón habitual para el ocio astronómico y de naturaleza. Suena pedante describirlo así, pero es que en esa bonita y tranquila localidad cacereña paso momentos memorables donde puedo disfrutar de algunas de las cosas que más me gustan.

Entre esas dos noches he podido capturar hasta 20 dobles. Y si a ello sumamos un buen puñado de sesiones anteriores... pues se me acumula el trabajo. Eso es lo malo de las sesiones maratonianas como las que vengo disfrutando últimamente (y si se piensa mejor, también lo bueno): uno se trae mucho material a casa para poder saborear poco a poco esas dobles observadas y fotografiadas noches atrás. Pero, claro, uno no dispone siempre del tiempo necesario para poder estudiar en su momento cada par y, claro, sólo puedo mostrarlo con cuentagotas.

Así que el viernes 14 estaba ya por la tarde en el pueblo. Tras comer decidí seguir sorprendiéndome con la belleza otoñal de la Campiña valentina, ya que, aunque este otoño está siendo especialmente seco, los matices cromáticos que generan los árboles, lo pardo y verde del terreno, los cielos azules que estamos disfrutando... constituyen un verdadero placer para la vista. Como botón de muestra de tal belleza, y según vengo acostumbrando desde hace poco, aquí tenéis una fotografía de un frondoso bosquecillo de carballos, que es como por estas tierras fronterizas se llama al roble melojo (Quercus pyrenaica).


Peru bueno, vamos a las dobles que es lo que nos trae aquí. Hoy os presento a cinco de ellas, todas bastante brillantes.

Coemenzaré por STI 1287, la doble descubierta y catalogada por J. Stein en 1910. Desde entonces ha recibido 9 medidas publicadas en el WDS, que han mantenido invariables a lo largo del tiempo. Mis medidas son 14.4" de separación en un ángulo de 309.9º. La verdad es que es un par bastante fotogénico, con sus dos componentes de magnitudes 9.8 y 12.3 (del tipo A0).


La verdad es que esta toma es de lo más aprovechada ya que aparecen otros pares también interesantes. Arriba a la izquierda se puede ver un grupito bastante brillante formando un triángulo rectángulo inclinado. Pues bien, conforman el grupo constituido por varias entradas en el WDS: ARY 8AB/AC y BU485Ca/Cb. Están pendiente de estudio, si buen las de Burnham serán difíciles de analizar pues su separación ronda los 0.1" todo un reto para equipos amateurs.

El segundo par que os muestro es MLB 36. Un par de lo más desequilibrado con sus dos estrellas de la 9.8 y 12.1 magnitud. Rondan los 7" de separación en un ángulo de 358º. Tiene 8 medidas en el WDS desde que W. Milburn lo catalogara en 1910.


A continuación tenemos a SEI 1550. Aunque la toma no es de las mejores que uno se puede imaginar, estas dos estrellas de magnitud 10.4 y 11.1 tiene una cómoda separación que hace que su medida sea coser y cantar. Tiene seis medidas en el WDS, y las mías son: 23" (redondeo de 22.98") en un ángulo de 221.7º, casi invariables desde su descubrimiento en el lejano 1894 por el alemán Julius Scheiner.


Ahora le tocó el turno a dos estrellas catalogadas por George Washington Hough (HO para los amigos y doblistas), astrónomo profesional norteamericano nacido en 1836. En 1879 era director del Observatorio Dearborn de Chicago, en el que trabajó hombro con hombro con Burnham (quizá por ello figura como descubridor de varios NGC y hasta 627 estrellas dobles). La primera que observé esa noche fue HO 280. Aunque fue descubierta en 1888 y tiene siete observaciones, la última es de 1960 (¡¡hace 48 años!!), así que esta estrella puede ser considerada neglected. Tiene una separación cómoda, aunque parece reducirse desde finales del XIX (de 14" en 1888 pasó a 12.9" en 1960); mi medida las sitúa en 11.9" en un AP de 74.5º. El par es de los que gustaban antes y de los difíciles de capturar... la A es de la 6.4 magnitud y la B de la 12.4. Jugando bien con los tiempos de exposición logré capturar el sistema y no quedo nada mal.

El bueno de George W. Hough en la época en que trabajaba en Chicago junto a Burnham.


El Observatorio Dearborn (Chicago, EE.UU.)

HO 280 a "las bravas" (capturada en bruto desde Astrometrica). Despistes que tiene uno.

La segunda estrella de Hough fue HO 140, con ocho medidas en el WDS, la última en 2004. Fue catalogada algo antes que la anterior, en 1885. Al igual que la anterior posee un rango de magnitudes muy desproporcionado, como parece ser tónica en HO: la A es de la 7.2 magnitud y la B de la 13.3. La principal tiene un espectro K0IV y su separación es más ajustada para el equipo con el que trabajaba esa noche, sobre todo por la enorme diferencia de brillo de las componentes. Mis medidas parecen confirmar los datos de 2004: 8" y 311.7º.


Espero poder mostrar otras en breve. El trabajo se acumula...

martes, 18 de noviembre de 2008

Un sistema múltiple de los grandes

Abstract | I present to you the observation of the double star STT 411 that really turned out to be a multiple system composed of ten stars cataloged by Berko, Courtet and Wallenquist.

El pasado fin de semana pude disfrutar de nuevo de una noche de observación. Por supuesto, me centré en mi propio programa de estrellas dobles abandonadas, todas ellas situadas en la constelación de Camelopardalis. Mientras esperaba que la zona se situara a suficiente altura sobre el horizonte norte, estuve paseándome por Cygnus cazando las dobles que se ponían a tiro en las cercanías de Deneb.

La noche no era, desde luego, la más adecuada para la práctica astronómica: bastante frío y una Luna (casi) Llena muy cercana de la zona objeto de estudio. Menos mal que la tecnología CCD facilita el trabajo aun en las más duras condiciones de iluminación (natural o artificial). Sobre la 1 de la madrugada, cuando el frío me obligó a dejar de observar, el viejo termómetro que me acompaña siempre junto al equipo registraba sólo 2º C. Trabajé con el Celestron de 8" a foco primario (tamaño de píxel 0.69" x 0.69" que me ofrece un campo de 7.5' x 5.6').

La sorpresa de la noche ocurrió cuando me me dispuse a localizar a STT 411, catalogada por O. Struve en 1845. Junto a una brillante estrella de magnitud 7.59 (que saturaba el campo si no medía bien la exposición) aparecía un "ramillete" de estrellas. A pie de ordenador y telescopio me costó reconocer cuál era la estrella secundaria, y es que su apariencia era, relamente, la de un pequeño cúmulo abierto.

Tuve que esperar a procesar las imágenes ya en casa días después para percatarme, tras consultar el consabido WDS, que me encontraba realmente ante un sistema múltiple que había recibido bastantes añadidos al original de Struve (STT 411AB). Hasta 10 pares dentro del mismo identificador del Washington Double Star catalog. Por esa zona pasaron catalogando otros astrónomos profesionales y amateurs como E. Berko (BKO), J. F. Courtot (CTT) y el sueco del observatorio de Uppsala A. Wallenquist (WAL), que aparece en esta foto de mediados de siglo (por cierto, el asteroide 2114 Wallenquist se llama así por este doblista).

Ake Wallenquist, el observador sueco de estrellas dobles y cúmulos abiertos
(Fotografía de Bertil Petterston)

La verdad es que me costó un buen rato aclararme cuál era cada una de las componentes, así que no quedó otra que realizar una fotometría doméstica (si uso de filtros) para ir, poco a poco, distinguiendo cada una de ellas. Las medidas de los parámetros aclararon el resto de dudas y, finalmente, pude culminar la identificación de cada miembro.



En torno a la estrella principal, de magnitud 7.59 y del tipo G2V, se reúnen hasta 14 estrellas más a una distancia inferior a los 100", nueve de ellas asociadas, de alguna manera, a la A. Curiosamente, la STT 411AB son las únicas que parecen tener, a primera vista, una relación física, ya que tienen un movimiento propio común bastante llamativo. El resto necesitaría un estudio más detallado a través de diferentes catálogos para clarificar su situación, aunque, en una zona tan rica de estrellas... Además de la imagen de esta curiosa estrella múltiple, os adjunto una tabla con mis medidas de las asociaciones que aparecen catalogadas en el WDS.



Como anécdota, hay un estrellita de magnitud cercana a la 15ª situada a poco más de 16" de la principal (recuadro pequeño de la esquina inferior derecha) que pasó inadvertida para los distintos astrónomos que fueron añadiendo pares al grupo, algo, por otro lado, razonable cuando entendemos que éstos trabajaron por métodos visuales y, por tanto, resultaba muy difícil de ver. Por supuesto, es bastante probable que se trata de una estrella "de fondo" que no tenga ninguna relación con las anteriores.

Tengo muchas dobles más de esa y otras noches anteriores. A ver si saco tiempo y me pongo a procesarlas. Hoy me apetecía enseñaros este curioso ramillete estelar.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Antiguos grabados de Astronomía

Abstract | I'd like to show some old engravings and illustrations related to Astronomy.

Me gustaría mostraros algunas láminas antiguas que, con la excusa de tener una temática astronómica, he ido coleccionando a lo largo de los últimos años. Se trata de viejos grabajos e ilustraciones, generalmente del siglo XIX y principios del XX, cuya observación es una verdadera delicia.

Las he ido encontrando en libros, y más recientemente en Internet. Poseen un sabor "a antiguo" que les da encanto; de algunas no sé nada, ni su autor, ni su lugar original de publicación... es una pena. Agradecería a algún lector con noticias que me lo comentara, de esa manera podría concretar algunas lagunas.

Son verdaderas estampas sobre cómo percibía la sociedad el trabajo de los astrónomos; en ocasiones son satíricas, en otras muy realistas y las hay hasta un tanto pícaras.

Hoy os traigo dos. La primera la encontré en un libro de reciente publicación, aunque era consciente de haberla visto antes en algún otro lugar; no se indicaba su autor ni procedencia. A mí me gusta titularla "¡Más aumentos!" e intuyo que es francesa perteneciente a alguna revista de la época del Halley, a pesar de lo que pudiera parecer por las vestimentas de los protagonistas. La época dorada de los refractores... aunque se ve que, al igual que los doblistas, tenían una verdadera obsesión por las focales largas...


La segunda es más antigua, y a color. Según leí representa a un observador de cometas contemplando el de 1860. En todos los tejados se observan a astrónomos callejeros contemplando el firmamento (aunque quizá sería más correcto decir astrónomos tejaderos). Seguro que hoy esta estamapa decimonónica sería imposible de imitar desde nuestros contamidos cielos...


Espero que os gusten y que disfrutéis de ellas. Otro día os enseñaré algunas más.

P.D.: Se nota que hace días que no observo, ¿verdad?

domingo, 9 de noviembre de 2008

Con H de Herschel

Abstract | A new section in my blog: notes on doubles' History. Occasionally I will publish some news on astronomers of the past and current that stood out for their interest for the double stars. We begin with Sir Wlliam Herschel.


Este fin de semana toca casa. No hay escapada al pueblo; así que... no hay observación. Y eso que el cielo de esta noche, desde mi terraza, parece espléndido. De todos modos, a veces es necesario quedarse en casa para poner al día mil y una cosas pendientes; y una de ellas es una vieja idea que quería presentar en este blog mío: dedicar un espacio, sin periodicidad concreta, a los observadores de estrellas dobles, tanto los presentes como los pasados. Por eso, bien podría titularse "doblistas de ayer y hoy" pero, como me temo que podría ser tomado a pitorreo, se me ha ocurrido el nada imaginativo título de "Con H de Herschel". Pues bien, lo dicho: de vez en cuando propondré la lectura de las experiencias observacionales de astrónomos que han destacado por su contribución a la física estelar de las estrellas dobles. Por supuesto: tendrán cabida los astrónomos amateurs (también conocidos como astrónomos no profesionales); a fin de cuentas, este es un espacio creado y mantenido por uno de ellos, así que... hay que ser "corporativista". Mi idea es alternar la biografía de un astrónomo histórico con la de un astrónomo amateur de nuestro tiempo, ya sean españoles o extranjeros.

No tengo demasiadas pretensiones. Hay webs y bibliografía más completas sobre estos astrónomos. Sólo quiero entretener (y entretenerme) y, si es posible, enseñar algo. A ver si lo consigo.

William Herschel y las estrellas dobles

Lo tengo claro. Si tenía que empear por un observadores deestrellas dobles... no podía ser otro. Ya he dicho anteriormente que Sir William Herschel es uno de mis héroes astronómicos; además de descubrir Urano, cartografiar medio (o más) cielo boreal, descubrir el infrarrojo, catalogar cientos de objetos del cielo profundo, teorizar sobre el origen y forma del Universo, construir algunos de los telesocopios más grandes y célebres de la historia... resultó ser un observador pionero en la investigación de estrellas dobles.

Un hombre completo, vaya que sí. Su vida lo tiene todo... alemán de origen, hannoveriano para más señas, británico de adopción (aunque, dicen, simepre conservó un marcado acento de la Baja Sajonia), militar de escasa vocación... y, por si fuera poco, músico. De hecho, la mayor parte de su vida fue astrónomo amateur, un aficionado al que le costó despegar en el maravilloso mundo de la Astronomía (tanto por la edad a la que comenzó como por las dificultades que encontró para disponer de telescopios). Sin embargo, lo hizo por la puerta grande: descubriendo un nuevo mundo (y, de paso, duplicando el tamaño del Sistema Solar) y convirtiéndose en uno de los más afamados constructores de telescopios del mundo.

La faceta menos conocida de Herschel: compositor de sinfonías (24). Destacó más por sus conciertos de oboe.
Su música es hoy día muy difícil de encontrar.

Su relación con las estrellas dobles comenzó en Bath, lugar en el que se había asentado tras deambular por media Inglaterra como músico de poca fortuna. Allí pudo, finalmente, conseguir un digno puesto de organista y fue precisamente allí donde comenzó su frenética documentación sobre temas astronómicos y sobre óptica que, a la postre, le llevarían a fabricar fabulosos telescopios con los que escudriñó el cielo con una pericia y dedicación nunca antes conocida.

La hermosa ciudad de Bath, en el condado de Somerset, no muy lejos de Londres.

Bath era una hermosa ciudad de recreo de las clases acomodadas de Inglaterra, famosa por sus balnearios. Hoy día es una de las más turísticas del sur del país y, desde luego, razones no le faltan. Además de Herschel y de otros afamados ingleses de la época, por allí también deambuló Jane Austin, la inmortal esceritora de Orgullo y Prejuicio.

Su interés por las dobles nació de la lectura de la obra de Galileo. El florentino ya había expuesto la posibilidad de medir la distancia a las estrellas utilizando el método de la paralaje. Hasta entonces nadie había podido emplearlo con éxito, así que hubo que esperar a que Herschel se interesara por el tema para que se produjeran avances al respecto (todo hay que decirlo, la aportación de James Bradley es igualmente crucial en este empeño). Sin embargo, ocurrió que es de esas veces que se busca una cosa y se encuentra otra.

La batalla de Hastenbeck (1757) debió significar un trauma para el joven oboísta de la Guerdia Hannoveriana que era Herschel. Abandonó para siempre su Alemania natal y se instaló en Inglaterra siguiendo los consejos de su padre. Afortunadamente para él, el rey de Inglaterra era también el rey de esa zona de la Sajonia alemana. Esta sangrienta batalla (según algunos, casi 5000 muertos) fue un episodio más de la Guerra de los Siete Años, una de las primeras "guerras mundiales" de la Historia.

Para ello había que partir de dos hipótesis: las estrellas que parecen ser dobles lo son por mero efecto óptico. Igualmente, se suponía que todas las estrellas tenían un brillo muy parecido, por lo que su diferencia de magnitud se debía, realmente, a la diferente distancia a la que se encontraban. Medir la paralaje de ambas estrellas de forma precisa conduciría a un avance en el, por entonces, misterioso tema de las distancias estelares y, por ende, del tamaño del Universo. Por tanto, era necesario medir la posición exacta de ciertas estrellas dos veces al año, en posiciones opuestas de la órbita de la Tierra alrededor del Sol. La distancia angular en las posiciones de las estrellas podría servir para medir la deseada distancia.

Así que el metódico William comenzó una catalogación de estrellas dobles que pudieran servir a ese propósito. Ese hecho tuvo lugar en 1782, un año después de que descubriera Urano y alcanzara, por fin, la estabilidad económica que le permitió la dedicación a su pasión a tiempo completo. Hasta poco antes de su muerte, y a medio camino entre Bath, Datchet y Slough, sistematizó 848 estrellas dobles distribuidas en tres catálogos.

En 1767 John Michel propuso que era posible que estos pares estelares tuvieran algún tipo de relación física, algo que en 1784 ya consideraba como bastante probable. Herschel tardó en hacerse a la idea de que esta posibilidad era cierta (en 1779 llegó a decir: "es todavía muy pronto para hacer una teoría de estrellas pequeñas girando en torno a otras grandes"). Finalmente, se rindió a la evidencia. Cuando presentó sus trabajos a la Royal Astronomical Society en 1802 (las Philosophical Transactions que años antes Halley había encumbrado como una publicación científica de primer orden), lo hizo para demostrar que Cástor y su compañera giraban en torno a un centro de masas común. Poco después acuñaría el término "estrella binaria". No pudo culminar su trabajo previsto: calcular la distancia a las estrellas mediante el estudio de las estrellas dobles, pero presentó en sociedad un nuevo campo de trabajo... el nuestro.

Clayhall, la finca de Slough en la que Herschel pasará los últimos años de su vida.

Tal y como recoge Francisco M. Rica en el artículo citado más abajo, Herschel está presente en el Washington Double Star (WDS), el catálogo más célebre de estrellas dobles (hasta tal punto que considera como el "oficial"), con 271 estrellas. Teniendo en cuenta que su intención original era medir la paralaje estelar, es normal que las diferencias de brillo entre las componentes sea grande (superior o igual a 3 magnitudes). Su inicial en el WDS, la H. Como realizó varios catálogos, su inicial va seguida de un número (1, 2...) y, finalmente, el correspondiente a la doble en sí (por ejemplo H 2 25). Sin duda, una H celébre, la H de Herschel.

A pesar de su ingente trabajo astronómico, y de los inicios azarosos de su vida, todavía pudo casarse, y lo hizo con una mujer amable y cariñosa... y rica. Efectivamente, tuvo nupcias en 1788 con Mary Baldwin Pitt (Herschel tenía 49 años), una viuda heredera de un gran fortuna de su primer marido, comerciante de éxito. Las fuentes de la época parecen confirmar que fueron un matrimonio bien evenido. A los cuatro años de casarse nació John Frederick William, John Herschel para los amigos, que continuó la exitosa carrera astronómica de su padre... pero esa es otra historia.

Ninguna biografía sobre Sir William puede finalizar sin hacer mención a Caroline, su hermana. La trajo desde Alemania en 1772; se convirtió en cómplice, ayudante, ama de llaves, astrónoma de éxito... todo un personaje que merece ser conocido en profundidad. Pero, al igual que ocurre con su sobrino John, esa es otra historia que merece ser contada mejor...

Me gusta mucho un breve pasaje de la historia de William. Un anciano Herschel, en 1819, escribía una carta a su hermana Caroline una mañana agradable de julio: "Lina, hay un gra cometa. Quiero que me ayudes. Ven a comer y pasa el día aquí. Si puedes venir poco después de la una, tendremos tiempo de preparar mapas y telescopios. Vi su situación la noche pasada; tiene una larga cola...". Cuando escribía estas líneas William tenía 81 años y resume perfectamente su espíritu y su amor por la ciencia de los cielos...

Para saber más

En la red

Rica Romero, F.M.: William Herschel y las estrellas dobles.
Rica Romero, F.M.: Biografía de William Herschel.
En Wikipedia: William Herschel.
William Herschel Society
William Herschel Museum

Libros sobre Herschel


The Herschel Chronicle by Constance Lubbock
Memoirs of Caroline Herschel
The Herschel Partnership by Michael Hoskin

En obra generales

Cualquier libro sobre Historia de la Astronomía dedica, a buen seguro, un apartado destacado a nuestro personaje. Yo recomiendo estos:

E. Aberbuj (1990): Con el cielo en el bolsillo. Ed. Ediciones de la Torre (Proyecto Quirón). Madrid.
G. Abetti (1992): Historia de la Astronomía. Ed. FCE. México. (La primera edición es de 1949).
T. Ferris (1999): La aventura del Universo. Ed. Crítica (Colección Drakontos). Madrid.
J. North (2001): Historia Fontana de la Astronomía y la Cosmología. Ed. FCE. México.

lunes, 3 de noviembre de 2008

Más dobles, por favor...

Abstract | I continue presenting the double stars' observations of October 25. That night was perfect for the atmospheric condicitions that I could enjoy.

Como comentaba en mi anterior entrada, la noche de observación del 25 al 26 de octubre fue mágica. Precedida por una espléndida tarde de paseo y una gastronomía doméstica de alto nivel, las condiciones atmosféricas se aliaron para que pudiera disfrutar como un tonto. Capturé hasta 14 dobles con mi CCD, algo que tiene su mérito para un equipo que carece del famoso GOTO, lo cual ralentiza mucho la localización de cada par (tengamos en cuanta, también, que la mayoría de estos pares es tan débil que no alcanzo a verlos visualmente).

Presento ahora otras cinco dobles observadas aquella noche. Estas no tienen nada que ver con las de la Campaña de la LIADA, son pares que me apetecía observar para seguir caracterizando la calidad óptica de mi equipo, así como su resolución. Aunque algunas de ellas no tienen un interés intrínseco destacable, sí que aportan algo puesto que, o tienen pocas medidas en el WDS o son pares realmente bonitos de observar.

La primera que os presento es POU5648, un hermoso par situado en Pegaso y que sólo tiene 2 medidas en el WDS, la de su descubrimiento en 1898 (año aciago para España) y la realizada en 1997, hace ahora once años. Mis medidas parecen confirmar que esta doble no es física, casi no se ha movido en todos estos años, si bien tres medidas no pueden confirmar nada. Los parámetros son: 9.3" de separación y 210.3º. Como véis en la imagen adjunta, es una doble fácil, a pesar de utilizar el telescopio en su configuración de f5 (reductor). Es la parejita situada un poco a la iaquierda del centro de la imagen. Lo que destaca de estas tomas a f5 es la cantidad de estrellas que aparecen en la toma de la CCD (dado el amplio campo que presenta); a la hora de medir con Astrometrica aparecen, casi siempre, más de 50 estrellas de referencia, lo cual no deja de ser una gozada.


Pasé a continuación a POU5644, que comparte con la anterior su fecha de catalogación (1898, A. Pourteau) y medida más reciente (1997), contando, también, con sólo dos registros en el WDS. Mis parámetros también coinciden bastante bien con los "oficiales", tratándose seguramente de un par fijo. Tras analizar cinco imágenes individuales, cuyas medidas fueron, prácticamente, idénticas; mis resultados son: 16.2" y 324º.


Seguidamente me centré en ARG1, mi primera doble de las que descubrió F. Argelander (1799-1875), conocido por todos por su método para hacer fotometría de estrellas variables de forma visual, si bien fue catalogada bastante tiempo después de morir, de ahí que su primera medida en el WDS se corresponda a 1901. ARG1 resultó tener los siguientes parámetros en base a mis medidas: 25.9" y 328.6º, es decir los mismos desde 1901. Quizá sea el par más fotogénico de esta sesión, fijaos que bonito resulta con sus dos estrellitas de casi la 10ª magnitud.


La cuarta que os quiero presentar es BU254AB-C, que ha sido observada hasta en 14 ocasiones desde que S.W. Burnham la catalogara en 1875, correspondiendo su última entrada en el WDS a 2001. Se trata de un sistema triple para el que usé el telescopio en su configuración f10. La principal dificultad de observar el par AB estriba en la gran diferencia de brillo entre ambas, siendo la A de magnitud cercana a la 8ª, con lo cual sacar a su débil compañera de la 12ª me obligó a jugar mucho con las exposiciones. En la primera imagen de abajo podéis ver que está casi al límite. Aún así obtuve una medida aprovechable, demostrándose que se ha mantenido estable siempre (7.1" y 237º). El sistema AC, mucho más separado, resultó más cómodo de observar, aunque, al igual que la anterior, sus parámetros no han variado: 37" y 240.3º. En la imagen pequeña podéis verla cómodamente separada de la principal cuyo brillo engulle a la B (está sin ningún tipo de retoque ni suma de imágenes, tal cual sale de la CCD).


Y para terminar, por hoy, mi último par fue HJ1010, perteneciente al amplio catálogo de John Herschel, hijo de William y también aventajado astrónomo. Sus medidas: 20.4" y 117.8º, bastante coincidentes con las que aparecen en el WDS para 1999. Sus componentes, dos estrellitas de magnitudes 10.3 y 11.4, que resultan ser un par bastante bien avenido y fotogénico.


Todavía me quedan algunas dobles en el tintero, espero sacar tiempo pronto para procesarlas y poderlas presentar en sociedad. También me han salido, analizando estas tomas, algunas dobles sospechosas de serlo y de las que no hay rastro en el WDS; espero poder estudiarlas con detenimiento en breve. Para ello, estos días lluviosos y grises del otoño son ideales: cuando no haya observación... habrá astronomía de despacho. Ya os contaré.