lunes, 15 de diciembre de 2008

Daumier y el cometa de 1857

Abstract | I'd like to show some new engravings and illustrations related to Astronomy and frech painter Daumier.

No hace mucho me propuse mostraros algunas láminas antiguas que, relacionadas con la Astronomía, había ido coleccionando con el paso del tiempo. Pues bien, no quería acabar este año sin mostrar algunas de mis favoritas, correspondientes todas ellas Honoré Victorin Daumier, el famoso caricaturista francés. Precisamente, en este 2008 que está a punto de finalizar se celebrara el bicentenario de su nacimiento.

Daumier, aunque marsellés de nacimiento, es un claro exponente del arte parisino de mediados y finales del siglo XIX. Le tocó vivir una de las épocas más convulsas de la historia de Francia, donde, tras la Revolución de 1789 y la Restauración del absolutismo en el Congreso de Viena de 1815, se suceden continuos cambios políticos e institucionales que llevan desde la monarquía absoluta a la república pasando por nuevos intentos imperiales a imagen y semejanza del de Napoleón. En el medio... revoluciones, muchas revoluciones. Algunas burguesas-liberales, al poco obreras...

No es de extrañar que Daumier fuera un artista comprometido con su tiempo. Estuvo adscrito a la corriente artística central del siglo XIX (tras el Romanticismo): el Realismo. Francia vive en esos años una verdadera época dorada en lo que a las arte se refiere (baste recordar a figuras como Victor Hugo, Zola, Balzac...). Daumier tuvo contactos con todos ellos, pero más, como es de imaginar, con otros colegas del gremio: los pintores Manet, Monet, Corot, Millet, Rousseau...

Aunque es conocido dentro de la Historia del Arte por su faceta pictórica, a nosotros nos interesa ahora conocerlo como caricaturista, disciplina a la que dedicó buena parte de su tiempo, acuciado, como estaba siempre, por las deudas y las penurias económicas. Los periódicos y revistas de la época eran buenos pagadores y nuestro Daumier acudiría a ellas como refugio de expresión de su ideología política, por la que fue perseguido en numerosas ocasiones, y como segura fuente de ingresos. Destacan sus trabajos en las publicaciones parisinas "Actualites" y "Croquis Parisiens", entre otras.

Su iconografía y estilo, inconfundibles, constituyen para nosotros un verdadero muestrario de valor incalculable para acercarse a los quehaceres cotidianos, las preocupaciones, las formas de vida y los chismorreos parisinos de mediados del XIX. Casi todas ellas tienen que ver con la crítica social y política. Recomiendo visitar, para tener un mayor conocimiento de este artista, la web que se ha creado para celebrar su bicentenario.

Una interesante serie de grabados e ilustraciones es la que dedicó a cómo vivieron los parisinos la aparición del cometa de 1857. El siglo XIX fue pródigo en grandes cometas que, como era habitual desde tiempo inmemorial, causaron conmoción entre los europeos del momento (baste mencionar algunos como el Gran Cometa de 1811, el Biela de 1826, el Gran Cometa de 1843, el de 1882...). Todavía eran muchos, a pesar de los avances científicos en el conocimiento de las órbitas cometarias que habían significado los trabajos de Halley y otros, que temían las consecuencias de la visita de estos objetos del Sistema Solar, casi siempre basadas en supersticiones que convertían a los cometas en portadores de desgracias. Ahora se suma, además, el temor del impacto de estos cometas con la Tierra. Cierta prensa, que a veces jugaba maliciosamente con el temor de las gentes para aumentar las tiradas de sus periódicos, jugó un papel destacado en esta paranoia colectiva.

El cometa de 1857 no iba a ser menos. La revista Harper's Weekly describe cómo vivieron algunos parisinos la visita del cometa de 1857:

"Las mujeres sufrieron abortos; los cultivos fueron abandonados; se hicieron testamentos; se inventó indumentaria a prueba de cometas; se creó una compañía de seguros de vida contra cometas (con primas pagadas por adelantado)…todo gracias a un fabricante de almanaques…que consideró apropiado insertar, bajo la semana del 13 de junio, “Alrededor de esta fecha, espere un cometa”."

Daumier retrató está conmoción a su estilo, esto es, de forma satírica. Realmente no retrata aspectos astronómicos del mismo, sino estampas callejeras, burlonas y críticas con la sociedad del momento. Es un verdadero placer contemplar, con el paso del tiempo, las caras, las vestimentas, las expresiones y actitudes, de estas gentes del siglo XIX.

El regreso del Halley en 1910 causó una conmoción similar de la Carl Sagan hace un excelente recopilatorio en su magnífico libro "El Cometa".

Su serie de caricaturas sobre el tema es muy extensa, así que permitidme que sólo os muestre un par de ellas. Si alguien quiere ver más, le recomiendo que visite la excelente web del Art Institute of Chicago, donde encontrará una buena cantidad de ellas.

La primera de ellas sirvió de cabecera, durante muchos años, a la sección de "Cuerpos Menores" de Mark Kidger en la revista "Tribuna de Astronomía" (actualmente "AstronomiA"). No es necesario tener muchos conocimientos del francés para entender la ironía de estas estampas. A disfrutarlas.


Y ya que estamos con cometas del siglo XIX, permitidme mostrar un cuadro de un pintor inglés que desarrolló el grueso de su obra un poco antes que Daumier: John Martin. Bastante desconocido en la actualidad, está adscrito a la escuela romántica inglesa y de su trabajo quiero enseñaros un cuadro que se titula "The eve of the deluge" ("La víspera de la avalancha", 1840), en la que aparece representado un cometa en el cielo vespertino. Posiblemente se inspiró en la aparición de 1835/36 del cometa Halley.


Por último, no olvidemos esta romántica estampa del cometa Donati sobre el cielo de París, que ofrece una visión completamente diferente de las anteriores.


Bueno, por hoy basta de arte. Espero poder en breve mostraros más observaciones, como tampoco haber aburrido demasiado a los parroquianos.


3 comentarios:

Rafa dijo...

Interesantísimo, Juan Luis. Me encantan estas láminas del XIX, gracias por compartirlas. Tampoco conocía el cuadro de John Martin, realmente espectacular. Impresionante.

juan luis dijo...

Gracias Rafa. Son bonitas, ¿eh? A ver si pronto tenemos un cometa como ese (verás como también en el siglo XXI surgen las supercherías).

Saludos.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.