domingo, 1 de junio de 2008

Lugares de observación y CL

Abstract | Observations places and LC: In this entry I will comment my observations places and how they are affected by light pollution. I always observe from two favorites places: small villages Valencia de Alcántara (Cáceres) and Talavera la Real (Badajoz), where I can have wide courts and gardens where to place with comfort all my equipment.

Aunque parezca repetitivo, la lluvia me impide observar. Hace casi mes y medio que se están sucediendo diversos sistemas frontales y tormentas que han hecho que tenga que dedicar entradas del blog a otras cosas diferentes de lo que querría: mostraros mis observaciones.

La enésima tarde de lluvia de mayo

Pues bien, hoy toca hablaros de mis lugares de observación. Vivo en una ciudad, en un edifico de cinco pisos de altura y, por tanto, tengo dos desgracias: a) No puedo disponer de un observatorio permanente, y b) La contaminación lumínica que afecta al área urbana de Badajoz y sus cercanías es muy elevado.

Sobre la primera desgracia: tengo una buena terraza, si bien está mal orientada (sólo me permite ver el horizonte N y E). Además, no llego a ver el cénit, nunca puedo sobrepasar los 60º, así que estoy muy condicionado por la pequeña fracción del cielo que alcanzo a ver. En algunas temporadas es cierto que he montado allí todo el tinglado, pero cada vez necesitaba más espacio (telescopio con su hermoso trípode, mesa para ordenador...), así que me di cuenta de que realmente no merecía la pena. Y la verdad es que es una pena porque tengo la suerte de vivir en una zona rodeada de parques y jardines con, lo que es sorprendente, farolas no demasiado contaminantes. Hace un año, cuando probaba la CCD recién llegada me di cuenta de que, en buenas condiciones (sin Luna, a cierta hora de la madrugada...), podía alcanzar desde la terraza la magnitud 14 con el pequeño refractor de 102 mm. sin demasiado esfuerzo.

Los parques rodean el lugar donde vivo: eso ayuda algo a reducir la CL

Y sobre el problema de la contaminación lumínica... ¿qué os voy a contar? La sinrazón y el desperdicio energético imperante hace que se pueda leer sin dificultades el periódico desde la terraza de un 4º piso (o desde el interior de la vivienda sin están subidas las persianas) a las 4 de la madrugada. Badajoz es una ciudad muy extensa para sus 150.000 habitantes (aprox.), así que el problema es bastante evidente. Además, tenemos un alcalde que se atreve a decir en la prensa que mantiene la iluminación navideña desde primeros de diciembre a finales de enero "porque así se anima el comercio", así que, así nos va. Últimamente también se ven los horrorosos cañones de luz de discotecas y del nuevo casino que se inaguró hace poco.

De vez en cuando voy a observar a un lugar cercano a Solana de los Barros, a unos 30 kms. de Badajoz en línea recta, y desde allí se observa perfectamente el "hongo" luminoso de la ciudad.

Así que... no queda otra que despalzarse para observar. Dentro de lo malo, tengo la suerte de tener casas disponibles en Valencia de Alcántara (Cáceres) y la de mi familia política en Talavera la Real (Badajoz). Allí, con amplios patios y jardines puedo desplegar todo el equipo con comodidad. Los lugares también tienen su contaminación, pero al ser localidades de menos de 6.000 habitantes el problema es menor que en las áreas urbanas. Es mayor en Talavera, ya que está situada en la más importante autovía de la región y en pleno corazón de la rica comarca de las Vegas Bajas del Guadiana, la que comunica Badajoz con Mérida (en realidad, la autovía E90 Lisboa-Madrid) y, por tanto, es una zona más densamente poblada y con una importante concentración de polígonos industriales, centros comerciales, industrias agroalimentarias, etc.

La noche perfecta: en el pueblo, sin Luna ni nubes y tiempo para observar

De todos modos, no me puedo quejar: voy regularmente a estos dos pueblos y, al menos allí, puedo disponer de tiempo para observar con total comodidad. En la toma CCD de abajo (procesada con Astrometrica) puedes ver un detalle de M13. Está realizada con el C8 y la Atik y es la suma de 10 exposiciones de 10 segundos. Las estrellitas más débiles se acercan a la magnitud 20 (y la sobrepasan). Las magnitudes que marca Astrometrica para las estrellas que no son de referencia son sólo interpolaciones, así que tras revisar varios catálogos, observo que dicha estrella tiene la magnitud 19.3, por lo que, al menos por el momento, puedo seguir observando, aunque para ello tenga que desplazarme para hacerlo.


Pantallazo a Astrometrica: la estrellita señalada ronda la magnitud 20ª con 10x10" de exposición

A veces echo de menos la comodidad de disponer de un observatorio fijo en la azotea o jardín de mi casa... por ahora debo conformarme. No obstante, quizá dentro de unos meses esta situación pueda cambiar... espero poder confirmarlo en breve.

¡Rodeados!

La contaminación lumínica es un grave problema ambiental y energético... las sociedades post-industriales parecen vivir en una escalada absurda de consumo de energía a costa del desarrollo sostenible, máxime en un mundo que carece de reservas de petróleo para poder abastecer este ritmo frenético de derroche y la investigación en nuevas formas de energía sigue estando en pañales. El firmamento, la observación del cielo estrellado, es Patrimonio de la Humanidad y por tanto debemos luchar por conseguir que nuestros hijos y nietos puedan disfrutar viendo una estrella fugaz o reconociendo la forma de una constelación desde el parque de una ciudad o un pueblo. En España, con nuestro complejo de "nuevo rico", este problema empieza a tomar tintes absurdos, como iluminar una urbanización que todavía está por construir o una piscina por la noche.

4 comentarios:

Rafa dijo...

Desgraciadamente, creo que tenemos la batalla perdida respecto a la contaminación lumínica. La observación visual, al menos de manera habitual, cada vez está más difícil. Por eso creo que la alternativa y gran salvación para los aficionados han sido las CCDs y las videocámaras sensibles, gracias a ellas como bien dices se pueden hacer grandes cosas desde una ciudad. Problema: a más tecnificación, más cachibaches hay que montar, por eso es fundamental hacerse con un tingladillo medianamente fijo y estable. Así que ánimo con él.

juan luis dijo...

Pues sí Rafa, estamos rodeados y vencidos. Si no fuera por las CCD no sé qué haríamos, sobre todo aquellos que no podemos desplazarnos 100 kms. para observar cada dos por tres. La pena es todo lo que nos perdemos de ver a través de nuestros ojos. De todos modos, quiero pensar que esta situación llegue a ser reversible algún día, no por un planteamiento ingenuo de los intereses reales de la sociedad actual, que parece evidente cuáles son (desgraciadamente). Lo digo porque quizá la pedazo de crisis energética que se augura para dentro de 15-25 años haga que la energía sea un bien tan preciado que aprendamos a no derrocharla.

En fin, mientras tanto sigamos mirando a través de nuestros nuevos ojos electrónicos, que si no fuera por ellos...

Saludos y gracias por tu comentario.

Mizar dijo...

Yo creo que a corto plazo las cosas sólo van a empeorar, pero quizás a largo plazo acabe por imponerse la cordura. En buena parte es un trabajo que nos toca hacer a nosotros, los aficionados, hay que concienciar a la gente de que nos han robado las estrellas y que estamos perdiéndonos un espectáculo inefable y gratuito.

juan luis dijo...

Ojalá sea cierto, aunque no sé si será por la cordura o por intereses económicos; de todos modos, prefiero pensar que será por lo primero.

Pues sí, ahí estamos, a ver si podemos seguir concienciando al personal y, lo que es más importante, creando grupos de presión para actuar. Quizá sea la única manera.