viernes, 14 de marzo de 2008

¿La Décima Esfera?

Perdonad este off-topic, pero a la espera de que las deseadas vacaciones lleguen y, por tanto, tenga algo de tiempo para observar, permitidme avanzar algo que mencioné en mi anterior entrada.

¿Por qué “La Décima Esfera”? Podría dar razones astronómicas basadas en las viejas teorías de aquellos tiempos en que Astronomía y astrología se confundían, en las que se pensaba que el Universo estaba estructurado en torno a una serie de esferas con la Tierra en el centro. La primera esfera correspondía a la Luna, la segunda Mercurio...y así hasta la décima y última, que se denominaba "Primum Mobile" (según Aristóteles, "la causa del movimiento"); cuando ella giraba lo hacían a la vez las estrellas fijas y detrás de ella sólo se podía encontrar la maquinaría que movía al Cosmos. Muchos grabados antiguos muestran esa estructura "perfecta" de la maquinaria del Universo.

Podría dar esas razones...

Pero serían incompletas. La verdad es otra. Aunque mi elección se basa en que esa expresión tiene un claro trasfondo astronómico, hace unos años, cuando escuché una canción de Juan Perro (el alter ego musical del artista español Santiago Auserón) titulada “A la media Luna” (de su disco “La Huella Sonora”, 1997) se me ocurrió que alguna vez usaría ese estribillo en una página web, bitácora o similar.

Y aquí estoy.

Me encanta Juan Perro. Su lirismo, la riqueza de sus letras y composiciones, los buenos músicos de los que se acompaña, su voz... creo que es un compositor e intérprete genial. Tanto en su época de Radio Futura como en su prolífica etapa en solitario no ha dejado de experimentar, pero siempre siguiendo una línea innovadora a la vez que clásica con las raíces del pop-rock. Además, es un músico muy “astronómico”. Muchas de sus canciones tienen referencias (desconozco si se basan en algo más profundo que su mera mención) a los cielos, la Luna (sobre todo la Luna), las estrellas, el firmamento. Una de sus canciones más decididamente astronómicas es "El carro", de su disco "Mr. Hambre":

"Sobre el polvo estrellado / de los caminos / viene un carro de mulas / de andar cansino. / ¿Dónde vas con el carro / si ya está oscuro? / A buscar en la noche sitio seguro. / Una mula olfatea / ya su poblado, / la otra tira el hocico / del otro lado. / Tiene el carro dos ruedas / de la fortuna: / una rueda es el Sol / la otra la Luna. / Un camino de estrellas / hay en lo alto / y en el mío tinieblas / sin sobresalto. / Hay un carro en el cielo / pintado a mano, / los chavales quisieran / subir en vano. / Déjales tú las riendas / a los chavales, / que las mulas conocen / los arrabales. / Sobre el polvo estrellado / que cae del cielo, / iba un carro de mulas /rayando el suelo...".

Podría seguir mencionando más... Pero la que me inspiró el título de esta web es precisamente esa, “A la media Luna”, la preferida de mi mujer. Me vais a permitir que vuelva a transcribir parte de su letra . Si queréis disfrutar, sólo tenéis que comprar sus discos (o acceder al enlace anterior, allí podréis escuchar casi toda su discografía). Creo que os gustará.

"Alabados sean los pies del viajero,

la huella sonora que persigo yo,

que se asoma y vuelve,

en alas del viento

pájaro del ánima del pensador.

A la media Luna giró la fortuna,

a la noche entera, que el viento cambio,

ya asoma la luz por la décima esfera,

y besa la nube el rosal trepador (...)".